A punto de ir a juicio, el colecccionista de objetos nazis de Beccar niega la autenticidad de los mismos

Además, sostuvo que pertenecen a una colección privada, y que no eran reclamados como robados o desaparecidos. Podría ir a juicio, luego del hallazgo realizado en 2017.

A mediados de 2017, un hecho que tuvo relevancia mundial ocurrió en Beccar, partido de San Isidro, cuando un hombre fue detenido luego de que en su casa se encontraran decenas de antigüedades vinculadas al régimen nazi. Ahora, dos años después y con posibilidades de ir a juicio, Carlos Olivares, el acusado de tenerlas en su poder, sostiene que no son auténticas, que pertenecían a una colección personal y que no eran reclamadas como robadas.

La declaración de Olivares fue presentada por su abogado Roberto Alturri ante la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, y en ella se opone a que el caso pase a juicio oral y público como acusado de violar la ley de protección del patrimonio arqueológico y paleontológico y por encubrimiento.

“No se ha demostrado objetivamente la autenticidad de las mismas, ni su proveniencia de yacimientos arqueológicos. Incluso no consta en el expediente denuncia alguna sobre robo de las mismas o desaparición”, expuso su abogado en el escrito al que accedió NA.

En ese sentido, entre los elementos que Olivares tenía en su poder habían dos colmillos “supuestamente pertenecientes al Museo de la Plata no han sido reportados como perdidos, robados o desaparecidos”. Olivares también dijo que los objetos que tenía “formaban parte de una colección privada” y que “no se encontraban a simple vista, sino que se mantenían en la privacidad”.

“Carlos Olivares es un anticuario, un hombre que históricamente ha comprado miles de antigüedades. Pero lo que aquí importa es que mi defendido, como claramente lo definen la mayoría casi total de quienes fueron consultados por su saber relacionado con antigüedades han determinado con claridad, cuanto menos, la imposibilidad de determinar la originalidad de cada uno de los elementos que estaban en su posesión”, señaló Alturri.

A su vez, el abogado ironizó con la vinculación al régimen nazi que se había hecho sobre Olivares al encontrar las piezas en junio de 2017 en su casa. “El mero hecho de tener una cruz en nuestro poder no nos convierte en católicos, tampoco el tener el manifiesto comunista en nuestra biblioteca nos convierte en comunistas, así tuviéramos una lupa usada supuestamente por Marx o un sombrero que le hubiese pertenecido”, dijo.

En su casa de Beccar, el anticuario Olivares tenía una gran colección de objetos antiguos entre los cuales había 80 elementos vinculados al nazismo como ser bustos de Hitler hasta instrumentos de medición racial o de generales. Por el hallazgo, Olivares estuvo un tiempo detenido por asociación ilícita y contrabando agravado pero luego excarcelado y ahora podría ir a juicio oral.