Alerta meteorológica en Victoria

Una nueva edición de la columna del hincha

Por: Juan Dall’Occhio

 

El campeonato no dan tregua a la vida del matador, donde continúan las derrotas y se mantienen las alertas tanto por desconcentración en defensa como por los chances claras de gol desperdiciadas. Lo que en el receso parecía un pronóstico esperanzador para la segunda parte del año de Tigre, se ha vuelto un sin fin de tormentas que están comenzando a inundar de mal humor y a enrarecer el clima en Victoria. Es que el gran momento de varios jugadores y el invicto de local despejaba nuestro cielo donde empezábamos a ver posible la tan ansiada estrella a fin de la temporada. Sin embargo, la formación titular con las incorporaciones como Orsan, Rodriguez, Gonzalez, y los cambios en la defensa por suspensiones y lesiones combinado con un sistema de baja presión tres cuartos de cancha hacia adelante provoca falta de tenencia de pelota y poca claridad en su control.

La vuelta del receso anticipó el mal clima en los irregulares empates con river y ñuls que terminó de estallar con la tormenta en Liniers, que si bien nos devolvió con un punto a casa, los terraplenes del equipo de Alfaro cedieron entre las pifias, la mala suerte y la falta de concentración, que se cristalizaron en la rafaga de derrotas sumando Copa Argentina y Campeonado que nos hundió un poco en la tabla, ahora sobrepasados por Independiente, Gimnasia y Banfield.

De no profundizar el trabajo sobre los errores, y acomodar el sistema a los jugadores que proponen juego y tenencia, continuarán registrándose vientos de dificultades futbolísticas con ráfagas de rivales que están en mejor presente. Esta situación puede provocar en forma intermitente la caída del objetivo de clasificar a la liguilla libertadores. Se esperan mejoras de cada a la cuarta competencia internacional del Matador en una nueva edición de la copa sudamericana, que nos tiene debutantes contra un rival que atraviesa un pronóstico muchísimo más delicada que el nuestro.

Se espera para este semana altas temperaturas en el vestuario e inestabilidad en el cuerpo técnico. Esperamos como siempre que los hinchas damnificados sigamos recolectando aliento para llevar al plantel y a nuestra querida institución tan necesitada de nuestro apoyo de cara próximo partido contra Unión. Nuestra voluntad es fundamental para salir a flote del mal clima y podamos acomodarnos en la competencia sin necesidad de salir naufragando en el arca de noé y florecer como primavera en las competencias que nos quedan de aquí al final de la temporada.