La causa de maltrato en el jardín Tribilín se elevó a juicio oral

Esta semana transcurrió la audiencia preliminar de la causa de maltrato infantil en el jardín Tribilín de San Isidro. QuePasa dialogó con una de las madres de las víctimas, quién se refirió a los avances del caso.

La audiencia preliminar tuvo lugar en el Tribunal en lo Criminal de San Isidro, Ituzaigó 340. En el lapso de una hora se verificaron las pruebas existentes y se aportaron nuevas.

Valeria García es madre de uno de los menores que sufrió maltrato en el jardín Tribilín, ubicado en O’Higgins al 500. “Fue una audiencia bastante fuerte para nosotros, pero el Tribunal dictaminó lo que esperábamos”, señaló Valeria. Y agregó: “Hace unos meses mi hijo empezó a contar que usaban el agua a modo de castigo. Otra prueba más”.

La causa fue elevada a juicio oral y desde la querella ofrecieron como prueba que se reproduzca el audio en el juicio donde se evidencia el maltrato físico y psicológico a los menores. En tanto que la defensa de las imputadas se negó.

Cuando se inició la investigación de los hechos denunciados en el jardín en 2013, el fiscal Franco Servidio solicitó las detenciones de las cinco personas acusadas por considerarlas responsables del delito de “abandono de persona agravado, lesiones y amenazas”, según indica la carátula.  Las denuncias recayeron en Yanina Gogonza y Noelia Gallardo, dos de las maestras y otras tres personas que trabajaban en la institución. Pero también se encuentran imputadas Noemí Núñez, Mariana Buchniv, Gisela Vanina Diap, quienes se desempeñaban como directoras y auxiliares del establecimiento.

En su momento el juez de Garantías, Rafael Sal Lari les concedió a las cinco la eximición de prisión. En su resolución, el magistrado consideró que “sólo arbitrariamente puede afirmarse como acreditados los extremos objetivos y subjetivos del tipo penal escogido”, es decir la calificación de “abandono de persona agravado” que había señalado el fiscal. También consideró la existencia de la presunción de inocencia sobre las imputadas y el hecho de que el delito por el que fueron acusadas es excarcelable.

Hoy en día, 89 es el número de testigos entre familiares, profesionales que atienden a los menores y peritos.

Si bien todavía no se fijó una fecha para el juicio, estiman que podría ser en el mes de junio. “Esperamos mucho este momento, estas personas no pueden quedar impunes”, expresó García.