Colocaron paneles solares para familias isleñas de la tercera sección del Delta de San Fernando

La iniciativa es llevada adelante por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y acompañada por el Municipio de San Fernando, para que los habitantes de islas puedan generar energía eléctrica, ya que allí no llega el tendido convencional brindado por Edenor.

En una iniciativa llevada a cabo por el INTA y supervisada y acompañada por el Municipio de San Fernando, 15 familias de la tercera sección del Delta recibieron paneles solares para paliar la falta de electricidad en la zona más alejada del continente y dejar de depender de generadores alimentados a combustible.

De acuerdo a lo que explicaron desde la comuna, se trata de una primera etapa de la entrega y de la supervisión de la correcta colocación, luego de que las familias fueran capacitadas para la autoinstalación de los paneles mediante charlas en el Destacamento de Guardaparques del Arroyo Borches.

El concejal de San Fernando, Pablo Peredo, fue uno de los funcionarios que estuvo en esta recorrida y recordó que a esta zona de islas no llega el tendido eléctrico convencional. “En esta zona, Edenor incumplió el pliego de licitación porque parece que para ellos no existe la Tercera Sección de San Fernando. Cruzando el arroyo Manzano de la Barca, ninguna vivienda tiene tendido eléctrico”, explicó.

Las familias de esta región del Delta tenían energía eléctrica mediante generadores, lo que implicaba un alto costo no sólo por el precio del combustible, sino también por la logística que implicaba poder acceder al mismo.

En este sentido, el director del Área de Investigación y Cuidado de los Recursos Naturales del Municipio, Gabriel Tato, señaló: “Lo fundamental es dar respuesta a los vecinos de nuestro Delta, ante el déficit de servicio de la empresa Edenor que ha incumplido el contrato desde que empezó el tendido en el Delta, mientras tanto la falta de energía complejiza la vida cotidiana. Esto es un paliativo, no una solución definitiva, porque necesitamos que la electricidad llegue. Pero mientras tanto, la calidad de vida de las familias mejora considerablemente”.

“El ahorro es importante, hace un mes que lo armé y el generador lo uso sólo para cargar agua a la bomba. Acá directamente no hay luz eléctrica y nos manejamos con generadores, pero desde la instalación de estos kits no son necesarios. Esto significa mucho para nosotros, muchas veces nos sentimos olvidados porque estamos más cerca de Uruguay que del continente. Es una gran ventaja que vengan a escucharnos y a darnos una mano”, contó María del Carmen, una de las vecinas beneficiadas.