Comienzan los alegatos en el juicio por el crimen de la piloto de kartings Zaira Rodríguez en Ballester

En los Tribunales de San Martín, este viernes será el primer día de debate donde se juzga a los hermanos Pablo Daniel y Gastón Maximiliano Murray por el asesinato ocurrido en noviembre de 2018. Los padres de Rodríguez, ya habían declarado días atrás como testigos.

Los alegatos en el juicio a dos hermanos acusados del crimen de Zaira Ailén Rodríguez, la piloto de kartings asesinada de un balazo en la cabeza durante un robo cometido en noviembre de 2018 en la localidad de Villa Ballester, comenzarán este viernes en los tribunales de San Martín.

La audiencia se desarrollará a partir de las 9 en la sede ubicada en avenida Ricardo Balbín 1753 de la localidad de Villa Lynch, donde se lleva adelante el debate en el que son juzgados los hermanos Pablo Daniel (25) y Gastón Maximiliano Murray (29).

El juicio comenzó el lunes pasado con la declaración de los padres, el novio de Zaira, y efectivos policiales que intervinieron en la investigación apenas ocurrido el crimen, mientras que los dos acusados, presentes en el recinto, prefirieron guardar silencio. En tanto, el miércoles se realizó la segunda jornada del debate con la declaración de otros testigos, entre ellos un perito balístico, informaron fuentes judiciales a Télam.

Claudio Rodríguez, padre la piloto de kartings asesinada, dijo a Télam que fueron “dos días tristes e intensos” y que “revivir todo lo que le pasó a ‘Zai’ fue muy fuerte al corazón, viendo que están los imputados frente a nosotros”. Además, señaló que durante la audiencia se mostraron fotos del automóvil en el que estaban su hija junto a su novio al momento del asalto, y que también fue muy fuerte ver “que le tiraron nueve tiros e impactaron cuatro en el auto y uno de ellos en la cabeza de ‘Zairita'”.

De acuerdo con el requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Fabricio Iovine dio por acreditado que el hecho ocurrió el 10 de noviembre de 2018 a las 20.45, en el cruce de las calles Lamadrid y Sarmiento, de Villa Ballester.

La corredora de kartings estaba con su novio Nicolás Impiomboto, también piloto pero de la categoría TC Mouras, a bordo de un Volkswagen Gol Trend blanco, estacionado en la puerta de la casa de ella. En esas circunstancias, dos delincuentes que se movilizaban en una moto se acercaron a la pareja con fines de robo.

Uno de los “motochorros” amenazó a los novios con un arma de fuego para que bajaran una de las ventanillas y, debido a ello, Impiombato arrancó a toda velocidad y embistió la moto de los delincuentes. En ese momento, uno de los asaltantes comenzó a disparar contra el auto de la pareja y Zaira recibió un tiro en la cabeza, a la altura de su oído derecho, herida que le produjo la muerte cuando llegó al Hospital Castex.

“Los rastros balísticos levantados en el lugar, el examen de la cantidad de impactos recibidos por el Volkswagen Gol y obvia y lamentablemente el proyectil recibido por Zaira Rodríguez en su cabeza dejan fuera de todo margen de dubitación el dolo de muerte en el accionar de los causantes al no haber podido lograr el fin de robo”, aseguró el fiscal Iovine, quien también interviene en el debate junto a su colega Paula Leiva.

La moto fue la clave para llegar a los sospechosos, ya que el propio novio de Zaira, al acelerar para evitar el asalto, se llevó por delante el vehículo y lo llevó arrastrado durante 150 metros debajo de su propio auto.

Cuando la Policía identificó esa moto por su patente pudo llegar a la casa de los Murray, donde el padre de los hermanos colaboró con la policía y entregó a su hijo Pablo, quien confesó ser el autor del crimen. Este joven también será enjuiciado por el delito de “amenazas agravadas por el uso de arma de fuego” en perjuicio de su expareja, en un episodio que ocurrió en septiembre de 2018, cuando la chica estaba embarazada de nueve meses.

El mayor de los Murray fue capturado ocho días después del homicidio y cumplía una condena de un año y nueve meses de prisión por “amenazas, lesiones leves agravadas por la relación de pareja y robo simple”.