CTEP junto a Cáritas y Techo presentaron un proyecto para urbanizar las villas en San Isidro

Las organizaciones entregarán el expediente en el Concejo Deliberante. Tiene como objetivo de "terminar con la exclusión urbana en el municipio a través de la destinación progresiva de un porcentaje del presupuesto municipal".

Esta mañana, se realizó la presentación de ordenanza que busca “la completa urbanización e integración socio urbana de los barrios populares del Municipio”. Impulsado por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), TECHO, el movimiento  Somos Barios de Pie y Cáritas, el proyecto fue ingresado en el Concejo Deliberante de San Isidro y presentado en el barrio La Cava de Beccar.

Marcos del Pino, de la CTEP explicó a QUE PASA sobre el proyecto que “es una iniciativa que tomamos las organizaciones sociales que estamos en el distrito y que llevamos adelante el Relevamiento Nacional de Barrios Populares (RENABAP) y repitiendo el esquema de la Mesa Nacional de Barrios Populares decidimos conformar una mesa local en San Isidro, con el objetivo de tratar de instalar la necesidad de nuestros barrios. Y yendo por más, presentamos un proyecto de ordenanza exigiéndole al municipio que, con presupuesto propio, se haga cargo de la integración urbana de nuestros barrios populares”.

En la cancha del barrio La Cava, representantes de Techo, Cáritas, Somos y CTEP presentaron la Mesa Barrios Populares San Isidro y leyeron el proyecto presentado.

Según el registro del RENABAP son 16 barrios en San Isidro que no cuentan con al menos dos servicios (agua potable, cloacas, electricidad), con unas 5.500 familias, que son aproximadamente unas 30.000 personas.

El proyecto presentado en el legislativo local y que busca el apoyo de los distintos bloques  propone una inversión progresiva de un porcentaje del presupuesto municipal que sería del 6% el primer año, del 7% el segundo y del 8% a partir del tercero y hasta lograr el objetivo.

“Creemos que es algo que hay que empezar a discutir. Puede sonar mucho involucrar el 8% del presupuesto municipal, pero es una deuda social que tiene el municipio más rico con los sectores más postergados, qué son los compañeros que realizan las construcciones y arreglos de las casas, que trabajan en las tareas de cuidado y en un montón de funciones sociales necesarias, y que siempre se ha mirado para otro lado. No se ha tenido la voluntad política de hacerse cargo de la situación” afirmó Del Pino.