Cuarentena: los hijos de padres separados podrán cambiar de casa semanalmente

Es una nueva excepción del Gobierno a la cuarentena obligatoria. La medida se toma después que una jueza declarara inconstitucional la prohibición.

Padre Hijo

El Gobierno autorizó hoy que los hijos de padres separados puedan cambiar una vez por semana de casa durante la cuarentena para poder dividir su tiempo de convivencia entre sus progenitores. Hasta ahora solo se les permitía el cambio de casa por razones laborales o por enfermedad de quien estuviera a cargo de su cuidado. La decisión se conoció en las últimas horas del viernes, días después que un fallo declarara inconstitucional que la prohibición de movimiento de los niños entre casas de sus padres.

El decreto fue firmado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, después de una decisión tomada a instancias de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Social y del Ministerio de Mujeres.

Los adultos a cargo de los traslados de niños y niñas comprendidos en el decreto deberán portar la correspondiente declaración jurada.

El documento detalla que se autoriza al “Traslado de niños, niñas y adolescentes, al domicilio del otro progenitor o progenitora, o referente afectivo, siempre que ello sea en el interés superior del niño, niña o adolescente”. Además se aclara que “si se trata de una familia monoparental, el progenitor o la progenitora podrá trasladar al niño, niña o adolescente al domicilio de un referente afectivo”.

En el artículo 2 del decreto se detalla que “se encuentran habilitados para realizar los traslados previstos en la presente cualquiera de los progenitores o progenitoras, o referente afectivo, que esté conviviendo con el niño, niña o adolescente durante el “aislamiento social, preventivo y obligatorio””. Y además se explicita que el el traslado podrá realizarse sólo una vez por semana.

Esta semana, la jueza titular del juzgado civil número 23, Agustina Díaz Cordero, había dictado la inconstitucionalidad de la normativa que limitaba “los derechos de locomoción de los niños” y posibilitó el reencuentro de una pequeña con su madre, de la que estaba alejada desde hace más de 40 días por el aislamiento causado por la pandemia del coronavirus. La decisión no tenía efectos colectivos, afectando solo el caso en debate, pero sentaba precedente. A partir del decreto, la excepción alcanza a todas las familias que están en esta situación.