Cuatro jóvenes intentaron entrar a la quinta de Macri en Los Polvorines

Sucedió el domingo. Cuatro jóvenes a bordo de un auto se presentaron en la Quinta Los Abrojos de la familia del presidente Mauricio Macri en Malvinas Argentinas e intentaron a la propiedad haciéndose pasar por familiares.  Los detuvieron y ya fueron liberados

quinta-abrojos-polvorines-macri

En la mañana  domingo cuatro jóvenes que salían de una fiesta  en el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) se les ocurrió la idea de una broma que les traerá más de un dolor de cabeza: meterse en la quinta de la familia Macri donde el presidente suele pasar los fines de semana.

Los jóvenes, de entre 21 y 22 años, movilizados en un automóvil Volkswagen gol negro intentaron ingresar a la quinta Los Abrojos ubicada en Kennedy y Los Robles, de Los Polvorines. Estando el portón de entrada abierto, mientras sacaban fotos y videos a través de las ventanillas, introdujeron el automóvil y fueron detenidos por la guardia en la entrada, pidiéndoles identificación.

“Dejame pasar. Soy la ahijada del Presidente”, aseguró una de las jóvenes para intentar despistar a la custodia del portón de la quinta.

Rápidamente, los agentes de seguridad se dieron cuenta del engaño e intentaron apresar a los intrusos, que dieron marcha atrás para evitar ser detenidos y abandonaron el lugar. “Macri gato, te vamos a matar”, soltó uno de los jóvenes al emprender la huida, pero fueron detenidos minutos mas tarde cerca del local de hamburguesas en en ruta 8 y 202, San Miguel.

Los cuatro detenidos fueron identificados como Juana María Ávalos (22) conductora del automóvil, Federica López Brown (21) Federica Albisu (22) y Passerieu de 22, todos oriundos de Villa de Mayo (Malvinas Argentinas).

Todos ellos quedaron imputados por la presunta comisión de los delitos de violación de domicilio y amenazas, en el marco de una causa que recayó en el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal de Tres de Febrero, a cargo del magistrado Juan Manuel Culotta.

Desde el Ministerio de Seguridad descartaron rápidamente  cualquier vinculación del hecho con recientes atentados de grupos anarquistas. Los jóvenes ya recuperaron su libertad. “De todos modos los padres de estos chicos y sobre todo el dueño del auto se va a comer un garrón” señaló  una fuente cercana a la Ministra de Seguridad a La Nación.