Daniel Fariña: “Buscamos que haya un espacio para todos, desde música clásica hasta cumbia”

Daniel Fariña es el Director de la Agencia de Cultura de Tigre desde el 2009. En entrevista con QuePasa dialogamos sobre la idea con que el municipio piensa la gestión cultural. La diversidad, el Tigre Turístico y el Tigre profundo y el desafío de una propuesta que integre.

¿Hay algún horizonte de trabajo de la Agencia que caracteriza a lo largo de estos años?

Cuando Massa llega a Tigre a fines del 2007, la primer mirada que tiene está relacionada con el turismo, a través del Delta. Se inició desarrollando el área de Turismo fuertemente. Históricamente el área de Cultura estaba muy relegada. En zona norte el faro cultural era San Isidro y también San Fernando con un desarrollo cultural de base que para nosotros fue un modelo.

Cultura tenía el 0,5% del presupuesto municipal. Hoy tenemos el 1,5%, el triple de un presupuesto municipal que además se cuadruplicó.

Desde ahí fuimos creciendo. Mira, en el presupuesto del 2008, elaborado por la gestión anterior de Casaretto, Cultura tenía el 0,5% del presupuesto municipal. Concretamente Tigre tenía 15 talleres en todo el Municipio. Hoy tenemos el 1,5%, el triple de un presupuesto municipal que además se cuadruplicó. La UNESCO recomienda el 1% del presupuesto y nosotros tenemos el 1,5%. En la época de Ubieto, Cultura era una Dirección. Con nosotros fue primero una Subsecretaria y después una Agencia de Cultura.  Y esto es autonomía en relación a la dependencia directa con el intendente,  con un presupuesto propio más agregado el Fondo Municipal de las Artes, que es un fondo específico creado en 2010 que además de Tigre, sólamente lo tiene Bahía Blanca en la Provincia. Con ese fondo el año pasado entregamos $600 mil  como subsidio a los artistas locales en más de 32 subsidios.  De los 15 talleres ahora tenemos 310 talleres, todos gratuitos, de 56 disciplinas distintas en todo el Municipio con casi 5 mil alumnos. Logramos un desarrollo importante y año a año apostamos a más participación.

 ¿Cómo se piensa la política cultural en un municipio tan amplio y diverso?

Yo no hago sólo lo que a mí me gusta. Atendemos las necesidades que tiene el otro desde lo cultural

El tema es apostar a todos los sectores. Yo no hago sólo lo que a mí me gusta. Atendemos las necesidades que tiene el otro desde lo cultural. Por ejemplo, arrancamos con los carnavales después de 20 años de estar prohibidos. Cuando terminaban los corsos poníamos folklore y después nos juntábamos con los murgueros y nos decían que querían cumbia. Y a mí no me gusta tanto la cumbia, pero entendí que tenía que ser así.  El abanico que intentamos abarcar en Tigre es que haya un espacio para todos, desde música clásica hasta cumbia. Esa fue la consigna que nos dio Massa y ahora Julio Zamora, con una total libertad para armar la programación y que todos se sientan representados.´

¿Hay una idea en el sector de Tigre Sur de tomar a la cultura como un eje de desarrollo de un sector de la ciudad?

En toda ciudad turística del mundo la cultura tiene un lugar importante

Como te decía al principio, Sergio Massa entendió los primero años de gobierno que el turismo estaba muy acompañado por la cultura. En toda ciudad turística del mundo la cultura tiene un lugar importante. A partir de ahí fue la evolución del área en todo sentido, hasta económicamente. El presupuesto creció muchísimo. Después desarrollamos, dentro del casco urbano de Tigre, áreas destinadas como espacios de arte, como en el caso del Boulevard Sáenz Peña  primero y ahora Tigre Sur. Es un proyecto que se viene desarrollando, que vendría ser un émulo de Palermo, porque es el Tigre antiguo que tiene calles empedradas, que hay pasajes inclusive. Y este es un desarrollo  en  gestión asociada a lo privado, en virtud del desarrollo comercial pero a través de la cultura y la gastronomía. Esa es la idea y lo que se está produciendo. Este año, con todo lo que está pasando en el país, está un poco frenado. Entonces este año el protagonismo lo tiene URRA, que es una residencia de artistas que funcionaba en Buenos Aires y puso su sede en Tigre y va a permitir que artistas internacionales desarrollen su actividad en Tigre. Por otro lado, el Museo de Arte de Tigre, la recuperación de la Casa de la Cultura, y si le sumas la casa de Haroldo Conti en la isla y ahora estamos recuperando la casa de Xul Solar en La Ñata. Realmente Tigre ha abierto el abanico, generando  puntos de atracción para desconcentrar el casco de Tigre.

el hecho de ver a un pibe caminando por el barrio Garrote con un violín,  eso despierta curiosidad en el resto

Y además nosotros tenemos el Tigre profundo donde entramos a los barrios con los talleres y con las orquestas. Tenemos 5 orquestas infanto-juveniles, 350 pibes que están bancados por el municipio. Una orquesta en el delta, una en Ricardo Rojas, Bancalari, Benavidez y Rincón de Milberg. Es un orgullo para nosotros ese programa, vemos la transformación social a través de la música. Vemos como influye en el núcleo familiar, en el barrio, porque los chicos se llevan los instrumentos a su casa y los vecinos tienen que bajar el volumen de la música que escuchan, está la piba  practicando violín. O el hecho de ver a un pibe caminando por el barrio Garrote con un violín,  eso despierta curiosidad en el resto.  Hay muchos chicos que ya están en el conservatorio.

¿Qué de todo lo que se hizo desde la Agencia te dio un orgullo particular como productor cultural?

 En general disfruto este laburo y lo hago con total compromiso. Quiero aprovechar todo el tiempo posible para desarrollarlo lo más que se pueda. Ahora vamos a hacer un taller sobre Haroldo Conti acerca de su literatura con un especialista que se llama De Zaire en la casa de Haroldo, la planta baja es el lugar más amplio para que se pueda desarrollar el taller, un sábado es literatura y otro sábado es artes plásticas. También es muy bueno lo que estamos haciendo en el Museo Sarmiento: una orquesta en el delta con pibes de la isla. El museo deja de ser una casita en una caja de cristal. Pensamos también hacer un observatorio ahí.

Y por otro lado, los libros. Hicimos un convenio con Eudeba, editamos El Carapachay, que era el libro sobre los textos de Sarmiento acerca del delta de Tigre. Ahora estamos editando de Roberto Arlt, otro amante del delta, que escribió Aguasfuertes Porteñas, donde plantea algo muy similar a Sarmiento. El libro lo vamos a presentar en agosto. El tercer libro va a ser El Tempe Argentino de Marcos Sastre.