Pensando el futuro: Delfina Pignatiello pone la mira en los Panamericanos y en Tokio 2020

En una entrevista, la joven nadadora de San Isidro contó cómo encara su futuro, y repasó el camino recorrido hasta ahora. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, su gran aspiración, apenas hoy con 18 años.

pigantiello-entrevista-tokio-2020

La juvenil nadadora sanisidrense Delfina Pignatiello es sin dudas una de las deportistas argentinas con mayor proyección internacional para los próximos años, y consciente de eso, ya trabaja con vistas a los Juegos Panamericanos de Lima del año próximo y con la mira en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Luego de ganar el Olimpia de Plata en Natación días atrás, ratificando así que hoy por hoy es la mejor en esa disciplina, Pignatiello refirió que su entrenador Juan Carlos Martín le dice que “el tiempo es tirano y entonces hay que aprovechar y darlo todo“, y advirtió que para los Panamericanos “faltan seis meses, que es nada en natación”, y para Tokio “apenas un año y medio del ciclo olímpico de cuatro años, que también es poco, y entonces hay que meterle toda la garra posible”.

No estoy entrenando para ganarle a las rivales sino para ser mejor y motivarme para representar de la mejor manera al país.

En cuanto a lo que viene en relación a los entrenamientos, la joven de San Isidro contó que  “primero, para los Panamericanos, habrá una preparación en Australia o México junto a todo el seleccionado argentino, totalmente para entrenar y concentrar de cara a los Panamericanos” y que podrían sumarse algunos torneos intermedios “que pueden ser también en Australia o Estados Unidos en febrero, un torneo argentino en abril para revalidar la marca oficial para los Panamericanos y otro en ese mismo mes”, señaló a Télam.

Pignatiello comenzó a nadar a los 12 años en las escuelas municipales, participó en los mundiales juveniles de 2015 y 2017 y el de Piscina Corta de mayores en 2016, donde obtuvo el sexto puesto y logró el récord argentino en los 800 metros libres. Ya en 2017 Pignatiello participó en el Campeonato Mundial Juvenil de Natación realizado en Indianápolis, Estados Unidos, donde se proclamó bicampeona en 800 y 1500 metros, y también ganó una medalla de plata en 400 metros, lo que le valió la obtención del Olimpia de Oro en ese año.

En cuanto a esta temporada, Delfina fue de las deportistas más aclamadas en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se llevaron adelante en Buenos Aires. “Fue un año muy duro, muy movido, el año pasado me hice conocida y en este hubo mucha exposición por los Juegos Olímpicos de la Juventud. Si bien no se lograron las marcas en los Juegos, di el ciento por ciento, y estoy feliz porque me colgué las medallas“, refirió en relación a las preseas de plata en las pruebas de 800 metros libres y 400 metros libres.

“En la primera carrera estaba presionada pero en la segunda la disfruté, y el hecho de competir con mucho público me sirvió de cara a futuro. No estoy entrenando para ganarle a las rivales sino para ser mejor y motivarme para representar de la mejor manera al país. No a responder la expectativa de los demás, sino a disfrutar lo mío, con los pies sobre la tierra, porque son momentos únicos”, sintetizó la deportista.

Cuando sea más grande veré lo que fue el camino, todo lo que gané, y más allá del resultado final de mi carrera rescataré el hecho de haber disfrutado.

Pignatiello disfrutó el proceso en juveniles que le sirvió “para madurar mucho, para ganar experiencia en un montón de cosas, algunas no tan lindas, para crecer como deportista y como persona”.

“Hay mucho por mejorar. Soy joven, me está yendo bien y me llena el alma el reconocimiento”, señaló, y completó: “Siempre disfruté más los torneos con los mayores, me inspiraban, quería ser como ellos, aunque ahora los veo distinto. Voy a extrañar grupo juveniles y compañeros y entrenadores”.

Y dejó una reflexión final: “Cuando sea más grande veré lo que fue el camino, todo lo que gané, y más allá del resultado final de mi carrera rescataré el hecho de haber disfrutado“.