Descubren un laboratorio narco a cuatro cuadras del Hipódromo de San Isidro que elaboraba cinco mil pastillas por hora

El lugar estaba ubicado en un lavadero de una casa en la calle Libertad al 1100, en la localidad de Martínez.

Dealer Laboratorio Drogas Lavadero San Isidro

Una banda narco con capacidad para prensar hasta cinco mil pastillas de drogas sintéticas por hora fue desbaratada tras un allanamiento realizado en San Isidro, a metros del Hipódromo local, donde se logró la detención de tres de sus integrantes y se secuestraron insumos para elaborar los estupefacientes, como así también armas y vehículos.

Según los investigadores, entre los detenidos está el farmacéutico que elaboraba las drogas, su esposa, dueña de varios locales de venta de medicamentos y encargada de conseguir la materia prima para elaborar las pastillas, y el distribuidor, mientras que la policía logró también el secuestro de una máquina compactadora de última generación que les permitía la elaboración de las pastillas.

El fiscal general de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, aseguró a Télam que la investigación comenzó el 19 de agosto del año pasado, a raíz de una denuncia tras una fiesta electrónica que se desarrolló en Mandarine Park, en Costanera Norte, en la que fueron demorados 36 asistentes con estupefacientes para consumo, 27 de ellos con éxtasis.

“Como consecuencia de esa denuncia comenzó a investigar el fiscal Aníbal Brunet, quien solicitó la colaboración de personal de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad y se llegó a establecer toda la cadena de producción, elaboración y distribución de la organización”, dijo el fiscal.

En ese sentido, la policía logró determinar que el proveedor habitaba una casa en la calle Libertad al 1100, en la localidad de Martínez, donde se realizó en las últimas horas un allanamiento en el que fueron secuestradas 544 pastillas de Tramadol, 39 de Metadona, 100 gramos de marihuana y un equipo de comunicación por radio.

En la casa, además, encontraron materia prima para la elaboración de las pastillas, una máquina para hacer comprimidos y un arsenal compuesto por una pistola Taurus calibre 45, otra Bersa calibre 22, dos revólveres calibre 357 Magnum y otra calibre 44, como así también gran cantidad de municiones, entre las cuales había balas de punta hueca. También secuestraron un Peugeot 208, un Alfa Romeo Giulietta y cinco motos de alta cilindrada.

Según las fuentes, el laboratorio fue descubierto en el lavadero de la casa, donde sobresalía la máquina para elaborar pastillas que, para los pesquisas, es de última generación y tiene una capacidad de elaborar entre 4000 y 5000 comprimidos por hora.

También se encontraron dos balanzas, una máquina contadora de billetes y 68.000 pesos, un pote con efedrina y gran cantidad de frascos con pastillas de clonazepan, tramadol, cafeína, metadona, oxicodona, hidrocodeinona, morfina, así como recipientes con lactosa, utilizada comúnmente para aumentar el tamaño de las pastillas y así “disfrazarlas” de medicamentos legítimos.

De acuerdo a la policía, la cantidad de insumos secuestrados es suficiente para la producción de más de 15.000 pastillas.

Los tres sospechosos ya fueron indagados y permanecen detenidos.