Detienen a tres vecinos de Escobar por el robo y la toma de rehenes en la joyería de Devoto

Se trata de jóvenes de 22, 23 y 25 años, quienes junto a otros dos hombres están acusados de llevar adelante el hecho e intentar escapar con los clientes como escudos humanos. La situación conmocionó al barrio de la Ciudad de Buenos Aires.

El asalto y la toma de rehenes en una joyería de la calle Lope de Vega en Villa Devoto mantuvo en vilo no solo al barrio sino a las familias que vivían la transmisión desde sus casas, hasta el momento en que los cinco delincuentes fueron detenidos y las víctimas atendidas por el personal de emergencia, todas ilesas. Después de conocerse los detalles por parte del personal policial, se supo que al menos tres de los cinco detenidos que llevaron adelante el hecho son vecinos de Escobar.

Los acusados detenidos son tres jóvenes de 22, 23 y 25 años: Gonzalo David Flores, de Maquinista Savio, Cristian Adrián Saravia, de Escobar, y Matías Gabriel Cardozo, también de Escobar, quien ya tenía antecedentes por un robo en una pinturería de avenida Cabildo. Junto a ellos, otros dos jóvenes fueron aprehendidos: Nahuel Monzón (21) y Darío Barrios (23).

Al momento del hecho, los mismos se encontraban armados, según lo que informaron fuentes policiales, que tras detenerlos secuestraron cuatro armas de fuego que pertenecían a los delincuentes.

El operativo personal de la Comisaría Vecinal 10 B y de la Comuna 11 de la Policía de la Ciudad acudieron al lugar junto con agentes de las fuerzas especiales DOEM y la Brigada Antidisturbios.

“Perdimos, perdimos, llamen a los canales de TV”, dijeron los asaltantes, que le gritaban a la Policía que había una “toma de rehenes” para alertar de que la situación era grave. Al verse rodeados, tres de ellos intentaron salir utilizando de escudos humanos al dueño del local y a dos clientes que se encontraban allí al momento que entraron para robar, aunque la situación fue resuelta sin que pase a mayores por el personal policial.

En tanto, los dos restantes fueron atrapados en el comercio por agentes que irrumpieron en el lugar. Dos de las víctimas fueron atendidas por el SAME por raspones. El joyero sufrió un corte en la cabeza, producto de un culatazo.