Otro beso censurado: El mural en San Martín que fue tapado tres veces por el odio

La imagen mostraba al gaucho Martín Fierro besándose con Icho Cruz, y en reiteradas oportunidades fue manchado y tapado con pintura blanca. Próximamente, restituirán el mural con un festival cultural de artistas.

mural-beso-martin-fierro-cruz-4

Este 28 de junio se conmemora el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, en recuerdo a los disturbios ocurridos en Stonewall hace 50 años, cuando un grupo de personas que concurría a un bar gay neoyorquino se negó a ser trasladado a una comisaria tras una redada policial, dando comienzo al movimiento por los derechos de gays, lesbianas y personas trans en todo el mundo.

Sin embargo, aún hoy, 50 años después de ese hecho, continúa habiendo casos emblemáticos sobre el cercenamiento de derechos a esta comunidad. El que han retratado los medios nacionales precisamente el día del orgullo es la condena a un año de prisión en suspenso para Mariana Gómez en la causa en la que se la acusaba por “resistencia a la autoridad” cuando fue detenida por besar a su esposa, Rocío Girat, en la estación Constitución en octubre de 2017. Pero hay otro beso censurado: el que muestra una intervención realizada por artistas en el marco del Festival Internacional Martín Fierro, entre el gaucho y Cruz y que fue tapada, desde ese entonces, tres veces.

El mural fue pintado en noviembre de 2017, como parte del programa municipal San Martín Pinta Bien. Para los festejos del Día de la Tradición de ese año, en el marco del I Festival Internacional Martín Fierro, diversos grupos de artistas llevaron adelante cerca de 50 obras a lo largo de los paredones del Liceo Militar, entre los cuáles se encontraba este, que muestra al gaucho Martín Fierro, ícono del libro realizado por José Hernández y uno de los emblemas representativos de la ciudad, besando a Cruz, otro de los personajes del clásico relato. La obra fue pintada por Teresa Pérez y Adrián Medina, ayudados por un colectivo de artistas en el marco del programa.

Un año más tarde, en noviembre de 2018, el mural sufrió la primera “intervención”: al dibujo le habían tirado pintura en la parte que muestra el beso entre ambos personajes. “Justo fue en la semana del orgullo, y eso provocó una reacción de los artistas”, cuentan desde el Movimiento Evita, y explican que junto a colectivos de mujeres y de género, los artistas decidieron volver a realizar la obra. “Lo hicieron en tiempo récord, con un acto, grabados y otras manifestaciones artísticas”, contaron, sin nunca saber quien había sido responsable de lo que había ocurrido.

Ni dos meses después, ocurrió, si se quiere, el hecho más emblemático en relación al mural. El 9 de enero de 2019, un grupo de cinco personas vinculadas al espacio Bandera Vecinal encabezado por Alejandro Biondini taparon el mural, y fueron demorados en la Comisaría 9° de San Martín.

“Objetivo cumplido. Si no saben respetar a una institución, como el Liceo Militar de San Martín, los Nacionalistas se lo haremos respetar”. Así se manifestó en ese entonces Alejandro Biondini vía Twitter, ante la situación llevada adelante por sus militantes, y además denunció “coacción y privación ilegítima de la libertad” luego de que los cinco integrantes de Bandera Vecinal fueran demorados por la patrulla municipal por tapar la obra.

“El clima de odio que genera el gobierno hace que energúmenos como Biondini y sus seguidores lleven adelante estos ataques, no sólo contra los artistas sino también contra una parte de la sociedad, pero sabemos que el odio no es el camino para construir una sociedad diferente, por eso si lo taparon una, dos o mil veces, nosotros nos encargaremos de volver a restituirlo”, había expresado a Que Pasa el diputado nacional del Movimiento Evita Leonardo Grosso, luego que el hecho tomara trascendencia pública.

“Una expresión artística que no se permite es censura, no hay más vuelta que darle. Entendemos además que es una manifiesta provocación política, teniendo en cuenta de donde viene y luego de los argumentos que escuchamos esgrimir a este grupo”, señalaron desde el Frente de Mujeres Evita en relación a la aclaración de los militantes de Biondini, quienes fueron liberados dos horas después de realizar la pintada.

Luego de lo sucedido, el grupo de artistas volvió a reconstruir el mural, por segunda vez, y se volvió a ver la imagen del gaucho Martín Fierro y de Cruz besándose al pasar por el paredón del liceo.

Pero nuevamente, hace poco más de un mes, el mural fue tapado de nuevo. La tercera vez en ocho meses. Y desde el colectivo de artistas sospechan que pudieron haber sido las mismas personas que lo pintaron en enero pasado.

Ahora, desde las diferentes organizaciones ya piensan en una nueva jornada artística para renovar el mural. “Haremos lo mismo, pero con mucha más fuerza. Replicaremos el arte en otros puntos de la ciudad”, dijeron y culminaron “demostraremos que el beso es un acto de amor, y una demostración de puro de ese sentimiento, contra el odio que manifiestan muchos otros censurando”.

El mural del beso entre Fierro y Cruz vuelve a tomar fuerza este 28 de junio, no sólo por el Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, sino también porque precisamente en esta fecha Marian fue condenada a un año de prisión en suspenso por besar a su esposa Rocío en la estación Constitución en octubre de 2017. Otro beso censurado.