El barrio Uspallata no es una villa




Por Ariel Gómez Barbalace 

El barrio Uspallata no es una villa, señor intendente. Y si la situación de los vecinos que viven pacíficamente en ese lugar desde hace 30, 40 o 50 años, tiene algo de irregularidad es porque la especulación inmobiliaria asociada al poder político les impiden sistemáticamente entrar en un marco de legalidad. Claro, con un título de propiedad sacarlos sería más difícil, o cuanto menos reduciría los márgenes de ganancia del negocio inmobiliario que se proyecta en el lugar.

El barrio Uspallata no es una villa, señor intendente. No es un asentamiento de emergencia. Las casas son de material bien construidas. Las familias no viven hacinadas. Hay calles, que usted nos deberá decir por qué no están asfaltadas. Hay alumbrado público, que casualmente desde que el municipio decidió expulsar a las familias, no se reponen focos. No hay cloacas, aunque los caños llegan a metros y nada impediría haberlos continuado. Hay seguridad, los niños juegan en la calle, los vecinos andan sin miedo, los animales de granja, como en las casas de nuestros abuelos, cruzan de una vereda a otra. Y la seguridad no es por el patrullero de “cuidados comunitarios” que está en la entrada del barrio. No, porque el patrullero que pagamos todos los vecinos y esta hace una año ahí,  tiene la única función de controlar que los vecinos no puedan ingresar materiales de construcción, que compraron legítimamente en un corralón; en uno de otro barrio, porque los de la zona fueron amenazados por sus funcionarios con cerrarlos, si vendían a estos vecinos.

El barrio Uspallata no es una villa, señor intendente. No es una villa como usted estuvo diciendo durante todo el día en los medios, defendiendo su política de querer expulsarlos. No es una villa y usted lo sabe. Pero también sabe que si sale a los medios diciendo que quiere sacar villeros de San Isidro, eso será avalado por una buena porción de sus votantes. Por eso es importante decir, claramente, que el barrio Uspallata no es una villa. Que sus vecinos vienen peleando hace años por poseer el título de propiedad, por una ley de expropiación que le pague al señor  O` Connor lo que reclama, por regularizar su situación, por pagar sus impuestos.   
El barrio Uspallata no es una villa, señor intendente. La discusión sobre las villas la damos en otro lugar. Acá no, simplemente porque el barrio Uspallata no es una villa, usted lo sabe. 
Compartimos galeria de fotos barrio Uspallata, Octubre 2014:

Ver:

El municipio de San Isidro busca expulsar a 62 familias para impulsar un negocio inmobiliario