El espionaje de EE.UU. llega a Latinoamérica

Estados Unidos espió en la última década las llamadas telefónicas y correos electrónicos de personas y empresas radicadas en Latinoamérica, publicó ayer el diario O Globo, tras acceder a documentos del ex-técnico de los servicios secretos estadounidenses, Edward Snowden.  Brasil el mas afectado. La Argentina figura, aunque con un nivel de escrutinio bajo.


Edward Snowden


“De acuerdo con las informaciones obtenidas por Snowden, Brasil es por mucho el país más espiado de América Latina”, publicó el diario brasileño tras destacar que en enero pasado las comunicaciones monitoreadas en el país por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos fueron apenas inferiores a los 2.300 millones de datos espiados durante ese mes dentro de EE.UU.

La NSA espió durante la última década a ciudadanos y empresas en el país sudamericano, según los documentos recogidos por el “topo”, a los cuales también tuvo acceso el diario británico The Guardian.

La Cancillería brasileña convocó al embajador de Estados Unidos, Thomas Shannon, para pedir explicaciones e instruyó a su embajador en Washington para que haga lo mismo ante el Gobierno de Barack Obama. Además, solicitará a la ONU una acción para evitar que los países realicen este tipo de espionaje.

De acuerdo con el artículo, las informaciones demostraron que el “tráfico de datos telefónicos y por internet provenientes de Brasil es un blanco prioritario al lado de naciones como China, Rusia, Irán y Pakistán”. “Los documentos de la NSA son elocuentes”, subrayó y aclaró que si bien se desconoce el número exacto de datos capturados, hay pruebas de que el volumen es constante y a gran escala.

La intercepción de datos se logró, muchas veces, con la ayuda de algunas compañías de telecomunicaciones -no mencionadas- que cedieron los datos enviados desde y hacia el país. Otras, en cambio, desconocían las acciones de ciberespionaje estadounidense. “Brasil, con sus extensas redes digitalizadas públicas y privadas, operadas por grandes empresas de telecomunicaciones e internet es un objetivo vulnerable del cual la NSA extrajo un número gigantesco de datos”, afirmó O Globo.

El diario explicó que en este caso de espionaje no se utilizó el sistema PRISM sino otro llamado Fairview, que es empleado por la NSA con colaboración de una importante empresa de telefonía de Estados Unidos. La compañía mantiene relaciones comerciales con otros servicios de telecomunicaciones en Brasil y en todo el mundo y así accede a los datos.

La filtración periodística se da en momentos en que las relaciones de Estados Unidos con América Latina se encuentran más tensas de lo normal luego de que los gobiernos de la región responsabilizaran al Gobierno estadounidense de ordenar el cierre del espacio aéreo en Francia, Portugal, Italia y España al avión presidencial deEvo Morales por sospechas de que transportaba a Snowden (ver nota aparte).

El escándalo diplomático convocó a los presidentes y representantes de la Unasur en Cochabamba, el jueves pasado, quienes emitieron una declaración de repudio a la decisión de los gobiernos europeos y exigieron explicaciones al tiempo que respaldaron la denuncia que Bolivia hará en la ONU por la violación del derecho internacional y de la inmunidad presidencial.

Aunque en declaraciones la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, apoyó a Morales y denunció la “coacción impuesta”, su ausencia en la cita del bloque sudamericano no pasó desapercibida e, incluso, ameritó una crítica indirecta del mandatario ecuatoriano, Rafael Correa.

En tanto Snowden, que recibió la voluntad de Bolivia, Venezuela y Nicaragua de asilarlo, afirmó ayer en una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel que los espías de la NSA “trabajan codo a codo con los alemanes y la mayoría de los demás países occidentales”. La cooperación es concebida de tal manera que “proteja a sus dirigentes políticos de la indignación pública”, dijo.




Fuente: Agencias ANSA y AFP, y Ámbito Financiero.