El Frente de Todos denuncia que la mayoría de los barrios privados de San Isidro están fuera de norma

La concejal Celia Sarmiento se refirió a estas urbanizaciones como “okupas vip”. Aseguran que la mayoría de los barrios privados no fueron inscriptos en el registro provincial que regula este tipo de urbanizaciones y por esto pagarían menos impuestos.

Boating Club
El Boating Club, uno de los barrios cerrados mas exclusivos de San Isidro

El bloque del Frente de Todos presentó un pedido de informe en el Concejo Deliberante de San Isidro solicitando la lista de barrios cerrados o privados y clubes de campo dentro del distrito, además de información respecto a las calles cerradas sin la desafectación de uso correspondiente.

Esto sucedió en la última sesión del legislativo local, donde la presidenta del bloque opositor, Celia Sarmiento, sostuvo que; “En tiempos en los que las tomas ilegales de tierras por quienes sufren déficit habitacionales o no cuentan con lugares para residir, en el distrito de San Isidro nos encontramos con ocupas VIP en terrenos de una de las zonas más caras y exclusivas del país.”

El proyecto presentado explica que según la normativa vigente, los municipios que aprueben urbanizaciones cerradas deberán remitir los estudios de prefactibilidad y factibilidad al Ministerio de Gobierno para ser incorporados en el “Registro Provincial de Urbanizaciones Cerradas”.

Celia Sarmiento
Celia Sarmiento (Frente de Todos)

Desde el Frente de Todos aseguran que San Isidro cuenta con 136 hectáreas ocupadas por desarrollos urbanísticos privados, ya sea country, clubes de campo o barrios cerrados “completamente fuera de la norma”. Por esta razón,  varias de estas urbanizaciones pagarían actualmente menos impuestos que correspondientes a este tipo de desarrollos.

 “No estamos en contra de los desarrollos inmobiliarios, siempre y cuando no viole las normas o se mantenga fuera de ella. La planificación urbana debe tener como eje rector el beneficio de la sociedad en su conjunto y no solo a determinados sectores, en San Isidro existen estos lugares que no respetan esas reglas” explicó Sarmiento, autora del proyecto.