Estudios de danza piden ayuda después de cuatro meses sin trabajar

Marina Hornowski, del Estudio Melher de Don Torcuato cuenta la situación de un grupo de espacios de la región, y el pedido que se encuentran realizando en el marco de la crisis económica a causa de la pandemia de coronavirus

Sede Estudio Melher Tigre Opt
Los estudios de danza de la región se vaciaron por las medidas sanitarias frente a la pandemia.

Luego de más de 120 días sin poder abrir sus puertas, muchos estudios de danza, gimnasios, y centros culturales de la región se encuentran en una situación crítica, motivo por el cual piden ayuda para poder sobrellevar la crisis causada por la pandemia del coronavirus, y volver a trabajar.

Marina Hornowski, titular del Estudio Melher de la localidad de Don Torcuato, es una de las impulsoras de Estudios de Danzas Unidos, un grupo que nuclea más de 25 espacios de Tigre que buscan una solución frente al difícil panorama económico que están viviendo, que excede los límites del distrito y se repite en todo el conurbano.

“Vamos cinco meses sin poder volver a nuestros estudios a dar clases así que estamos muy tristes. Sin respuesta de nadie, estamos intentando salir adelante en esto que tanto amamos que es el arte, la danza, el fitness. Estamos luchando mucho para poder hacer lo que amamos”, expresó Marina, en diálogo con el programa de QUE PASA por FM Fénix, y explicó que “nos unimos un grupo de profesores de danzas, dueños de estudios del partido pero me parece que representamos la voz de todo el país, todos nuestros colegas que están en nuestra misma situación”.

Desde el pasado 20 de marzo, los espacios no sólo dedicados a la danza, sino también a las actividades deportivas, como gimnasios, o los centros culturales han pasado por denominadores comunes: las bajas en el alumnado, la difícil adaptación a la modalidad online, y también el tener que afrontar los costos fijos de un espacio, como impuestos, alquileres o servicios, sin generar ingresos con la realización de clases presenciales.

“Nos sigue llegando la luz, por más que nosotros no estemos ahí, el gas, el ABL, los impuestos y es muy difícil porque incluso el alquiler también sigue llegando de forma mensual”, contó Hornowski, y en este sentido señaló que “nuestros ingresos son muy bajos en relación a todo lo que tenemos que pagar, así que se nos hace cada vez más complicado”. Además, sostuvo que al día de hoy, no reciben “apoyo ni de Nación ni desde el Municipio para que podamos seguir”.

“Sabemos que municipios pudieron reconocer y dar una ayuda, por ejemplo en Seguridad e Higiene, que es un impuesto bastante caro y nosotros estamos en la búsqueda de que nos ayuden desde ese lado”, indicó.

Por otra parte, en cuanto a los alquileres de los espacios, señaló que “siempre la respuesta” del Estado “es ‘arreglen con el locador’, pero es muy difícil porque el locador también está un poco en la misma situación que nosotros”.

“Ellos son emprendedores que alquilan sus lugares, entonces se hace muy complicado porque casi siempre con los colegas que he hablado la respuesta es negativa de ‘bueno, no puedo'”, continuó y afirmó que desde el lado del Gobierno “habían dado un plazo hasta octubre que podemos no pagarlo, pero luego de octubre estamos con mucha incertidumbre, tenemos un panorama muy gris, pareciera que todo lleva a un objetivo bastante oscuro y muchos de los que conozco lo que están haciendo es cerrar”.

“Atrás hay sueños, esfuerzo, una carga emotiva muy fuerte y una inversión económica que se van por la borda, al tacho. Es muy triste y estamos queriendo que nos ayuden porque también estamos hace cinco meses sin poder trabajar, sin poder ir. Hemos presentado protocolos y medidas como para poder abrir y no: hay otros rubros que se consideran más importantes. Todo lo que tiene que ver con gimnasio, fitness, danza está vinculado a la salud y aparte acumula mucha menos gente que un shopping que está antes que nosotros, entonces estamos esperando que nos ayuden”, concluyó.

LA ENTREVISTA COMPLETA: