Falleció Otis, el perro bombero de Villa Ballester que se ganó el cariño de los vecinos

El perro, que llegó al cuartel en 2006, falleció de viejo y por pedido de los vecinos lo habían nombrado oficial en 2014. Ahora, luego de su despedida, realizan una colecta para realizarle un busto de bronce.

Otis Ballester 1

Recorrió el país, lo capacitaron en materia de defensa civil, caminó día y noche las calles de Villa Ballester dejando anécdotas insólitas. Y con su fallecimiento, el perro Otis, primer bombero voluntario canino de San Martín​, se convirtió en leyenda.

Otis fue, a pedido de los vecinos, el primer animal que se convirtió en oficial del cuartel de Villa Ballester. Los bomberos lo adoptaron y todo el barrio lo conocía, por eso su muerte conmovió a todos. Y quienes lo vieron crecer como a un cadete más durante 13 años le organizaron un emocionante homenaje.

“Cuando comunicamos su fallecimiento, nuestra página de se puso de color rojo… ardía de tantos posteos de sus incondicionales amigos”, dice Miguel Guzmán, parte activa del cuerpo de bomberos voluntarios del barrio. “Si alguien pensó que Otis pasaría desapercibido en esta vida, se equivocó”, agrega.

Otis Ballester 3

Otis, que hace dos semanas falleció de viejito, llegó al cuartel de Lacroze 5778 en 2006. La familia de un cadete fallecido en un accidente lo encontró durmiendo en la puerta de su casa, y tuvieron la idea de llevarlo al destacamento. Los bomberos lo recibieron emocionados y decidieron nombrarlo Otis como el conductor de la autobomba en la película “Marea de fuego” (Blackdraft). En el barrio, todos lo querían, cuidaban y alimentaban.

“Hicieron una campaña muy importante en Facebook, pidiendo que lo nombráramos oficial. Participaron vecinos de Ballester y también gente de otros países, como Uruguay, Paraguay, Chile. Fue tan grande lo que se gestó que en 2014, para el aniversario del cuartel, decidimos ascenderlo y darle el grado de oficial”, cuenta Mario Oyarzo, jefe del cuartel.

Desde entonces, los acompañó a capacitaciones de incendios forestales en Tierra del Fuego y Bariloche, a exposiciones en La Rural y hasta emergencias por San Martín. El pichicho más famoso de Villa Ballester también participó de movidas solidarias como la colecta de dos camiones de tapitas para la operación de Paul Escalante, un chico con discapacidad de San Martín que necesitaba viajar para su tratamiento. 

Otis Ballester 2

El leal compañero de los bomberos se ganó el mayor homenaje. En la plaza Mitre de Ballester, a pocos metros del cuartel, los oficiales de Villa Ballester le armaron una ceremonia para despedirlo, organizaron una formación especial e hicieron sonar las sirenas del camión, en señal de duelo.

“Aquellos amigos del ‘Negrito’ que no pudieron estar presentes en el homenaje enviaron sus condolencias y su mensajes de amor en la página de Facebook “Otis de Ballester”, donde todavía hoy aparecen frases de cariño, fotos y recuerdos y ahora se realiza una colecta para realizarle un busto de bronce.

Los vecinos que quieran colaborar con su llave que ya no usen, pueden acercarla al cuartel de bomberos de Villa Ballester desde las 8 de la mañana, todos los días.

Fuente: Clarín