Galmarini: “La Provincia tenía una demanda insatisfecha en la calidad de gestión”

El senador provincial por el Frente Renovador dialogó con QuéPasa sobre la aprobación de la Cámara Alta de la Ley de Emergencia Administrativa y Tecnológica.

Luego de la aprobación de la Ley de Emergencia Administrativa y Tecnológica por parte de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires, el legislador del Frente Reonovador, Sebastián Galmarini, explicó los fundamentos del acompañamiento a la decisión, las modificaciones más relevantes hechas al proyecto del Ejecutivo Provincial, y su punto de vista sobre la situación en San Isidro.

En primer término, Galmarini aclaró que “la Provincia tenía una demanda insatisfecha en términos de calidad de gestión, en darle agilidad a los procesos burocráticos, y en la incorporación de tecnología, como la firma electrónica y el expediente digital”.

“Fue una ley muy discutida, porque el proyecto original que envió la gobernadora tenía algunas dificultades y modificaba en algún punto leyes de fondo en una Ley de Emergencia, que es un hecho contradictorio en sí mismo. Nosotros trabajamos sobre el período en el que se va a dar esa situación especial, y entendimos que avanzaba sobre la Ley de Administración Financiera, la Ley de Contabilidad y de Empleo Público, generando otro tipo de complicaciones con las que no coincidíamos”, señaló el Senador Provincial en relación al análisis del proyecto que envió al recinto María Eugenia Vidal.

Además, sostuvo que desde el equipo técnico del Frente Renovador tuvieron “la oportunidad de hacer un trabajo profundo, de ir adecuando esas modificaciones y de llegar a un punto de equilibrio entre los deseos del ejecutivo y las diferencias que teníamos con los distintos bloques de la oposición, para lograr sancionarla”.

Uno de los puntos más controvertidos en la opinión pública luego de que el Senado aprobara la emergencia, fue la posibilidad de que algunos derechos de los empleados públicos se vieran vulnerados. “Las reformas que se introducían en la Ley de Empleo Público N°10.430 quedaron excluidas, y específicamente en uno de los artículos habla de que solamente las posibilidades de flexibilizar los tiempos de los contratos son para aquellos que recién ingresan a la administración pública, de modo que quedan exceptuados aquellos que ya vienen trabajando, tanto en planta permanente como desde hace muchos años”, explicó el legislador del Frente Renovador.

Y, en este sentido, añadió: “Creemos que la norma logró ser cuidadosa con esas diferencias en el tipo y modo de empleo de los recursos humanos de la Provincia, así que ese también fue uno de los motivos por los que llegamos a poder sancionarla.”

Para concluir, Sebastián Galmarini afirmó que “nunca es bueno sancionar una Ley de Emergencia, ya que en ningún caso hablar de emergencia puede poner a nadie contento”, pero “resulta más razonable declarar una emergencia cuando un gobierno inicia la gestión que cuando lleva muchos años administrando el Estado”. De esta manera, sostuvo que “si San Isidro debiera o necesitara una emergencia administrativa, habría que repensar los más de 30 años de administración del gobierno municipal”.