Golpeó y mató a su esposa internada con cancer en un sanatorio de Escobar

Sucedió el lunes en el Sanatorio San Carlos de Maquinista Savio. La víctima de 64 años estaba hospitalizada por un cuadro de deshidratación producido por el cáncer que padecía.

sanatorio-san-carlos-savio-escobar

Una mujer de 64 años murió este lunes tras un fuerte discusión y forcejeo con su marido. El hecho sucedió en el sanatorio San Carlos, de la localidad de Maquinista Savio (Escobar). El hombre quedó detenido por “homicidio agravado en contexto de violencia de género”.

Lucía Morel, estaba internada desde el 23 de enero debido a una un cuadro de deshidratación producida por el cáncer que padecía. Testigos señalaron que la pareja comenzó una discusión que derivó en un forcejeo donde la mujer sufrió un golpe en su cabeza contra una pared. Minutos después falleció.

Según publicó Crónica, fuentes judiciales informaron que el informe preliminar de la autopsia indicó que Morel murió como consecuencia de un paro cardiorespiratorio no traumático, pero se espera el resultado final de la autopsia para establecer fehacientemente los motivos del deceso.

Pero su esposo, Norberto Rothantl (64) fue detenido y será indagado en el marco de un “homicidio agravado en contexto de violencia de género”.

Las testigos son dos mujeres que cuidaban a su madre desde el viernes pasado en la misma habitación en la que estaba Morel y el lunes declararon ante el fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Especializada en Violencia de Género, Abuso Sexual y Delitos Intrafamiliares de Escobar.

Según su testimonio, ellas vieron el “maltrato” por parte del acusado hacia la mujer, la cual golpeó su cabeza contra una pared en el marco de una discusión. Las mujeres avisaron a enfermería pero Morel ya había fallecido pese a las tareas de reanimación.

“Las chicas habían entrado en confianza y habían conversado con la víctima, quien les había manifestado que padecía maltrato y golpes por parte de su pareja”, relató el fiscal a Crónica.

Además, el representante del Ministerio Público dijo que vecinos de la pareja dieron cuenta de frecuentes gritos y discusiones, aunque se aclaró que no existían denuncias previas por violencia de género.