Homenajean con un mural al joven que asesinaron en Villa Ballester hace un año tras confundirlo con un ladrón

El encuentro, que estará encabezado por la madre de Jonatan Sagardoy, se realizará en la esquina de Colón y Cabildo, donde esta previsto que familiares y amigos descubran un mural del rostro de la víctima.

Jonatan Sagardoy

Los familiares de Jonatan Sagardoy, el joven asesinado de un balazo por un grupo que lo confundió con un ladrón en la localidad de Villa Ballester, en el partido de San Martín, descubrirán un mural en su memoria a un año del crimen y continúan reclamando justicia.

El encuentro, que estará encabezado por su madre Gilda Berri, se realizará a las 18 en la esquina de Colón y Cabildo de Villa Ballester, donde esta previsto que, con el cuidado y protocolo de distancia social y barbijos para cuidarse del coronavirus, familiares y amigos descubrirán un mural del rostro de la víctima y harán una suelta de globos negros para seguir pidiendo “justicia y su descanso en paz”.

En declaraciones a Télam Berri contó que la ceremonia en memoria de su hijo será en el continuo reclamo de justicia por el asesinato de su hijo hace un año atrás cuando lo confundieron por un delincuente y lo mataron. “Los que lo siguieron eran ocho, pero los detenidos hoy son dos y un tercero liberado y sin culpas”, dijo.

“Es algo que teníamos que hacerlo el 2 de septiembre pero lo tuvimos que suspender por otras razones. Ahora lo vamos a realizar con sus amigos y vecinos que lo conocían como una excelente persona que era. Mi hijo no era delincuente era muy trabajador para su familia. El mural será su rostro puro que va a estar entre todos nosotros por siempre hasta que encuentre la paz y la justicia”, aclaró la mujer.

La causa del crimen de Jonatan Sagardoy (32) tiene a dos acusados detenidos y un tercer acusado sobreseído, mientras se espera un futuro juicio oral para el primer semestre del 2021.

El hecho ocurrió a las 0.20 del 31 de agosto del año pasado en la esquina de las calles Montevideo y San Pedro, de Villa Ballester, partido de San Martín, donde Sagardoy llegó en su camioneta Peugeot Partner gris para asistir a un encuentro con amigos.

Cuando frenó, fue rodeado por cuatro vehículos de los que bajaron dos personas a intimidarlo, pero aceleró creyendo que se trataba de un asalto y, sin mediar palabra, le efectuaron un disparo que le ingresó por la axila derecha.

Durante el ataque, hubo un segundo balazo que destrozó la luneta trasera del vehículo e hirió a un amigo que acompañaba a la víctima.

Sagardoy condujo herido hasta el hospital Eva Perón, donde murió tras dos días de agonía.

Los propios allegados a la víctima acercaron a los investigadores a uno de los participantes del hecho, que confesó que salieron a perseguir la camioneta de Sagardoy pensando que se trataba de un ladrón que hacía 15 días había querido robar la casa de uno de ellos, pero que se habían confundido de persona.

Lo que quedó claro desde un principio en la investigación es que todo se trató de una confusión y que Sagardoy trabajaba desde hacía diez años en el sector de carpintería de la cadena “Easy” de San Martín y no tenía ningún tipo de antecedente penal.

Los dos proyectiles incautados en la causa y disparados por un arma calibre 32, fueron secuestradas luego de alguna deficiencia pericial.

Es que primero, el cuñado de la víctima encontró un proyectil en el piso de la camioneta de Sagardoy varios días después de los peritajes sobre el vehículo, y para rescatar el proyectil homicida del cuerpo de la víctima, hubo que exhumar el cuerpo y realizar una reautopsia.