Jorge Macri: “La decisión de otorgar prisión domiciliaria a delincuentes peligrosos es inoportuna”

Así lo manifestó el intendente de Vicente López, y sostuvo que "no nos merecemos tener una Justicia lenta para condenar ni una Justicia rápida para liberar".

Jorge Macri Cuarentena

En medio de la polémica por el otorgamiento de prisiones domiciliarias para los presos por la pandemia de coronavirus, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, dejó una serie de definiciones sobre la libertad en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y sostuvo que “en un clima social de gran sensibilidad por el dolor de las víctimas y de sus familias, la decisión de otorgar la prisión domiciliaria a delincuentes peligrosos es inoportuna”.

“Entre las expresiones más altas de nuestra dignidad, la libertad es sin duda la que más valoramos y, en consecuencia, la que más defendemos. Nos está costando mucho quedarnos en casa porque, en cierta manera, el confinamiento es una suerte de restricción a la libertad para entrar y salir de casa, para elegir hacer tal o cual actividad. Pero si aceptamos estos límites voluntariamente es porque estamos convencidos de que es la mejor manera de hacer nuestra parte en la lucha contra el Covid-19. Elegir quedarnos en casa empieza entonces a tener otro sentido, mezclado con ese amor del que hablábamos al comienzo y que se expresa con banderas y aplausos repetidos cada noche en nuestras ventanas y balcones”, expresó el intendente, en una columna de opinión publicada en La Nación.

En este sentido, manifestó que “en un clima social de gran sensibilidad por el dolor de las víctimas y de sus familias, la decisión de otorgar la prisión domiciliaria a delincuentes peligrosos es inoportuna y pone una vez más en evidencia las falencias del sistema penitenciario, una discusión que aún nos debemos”. 

La pandemia no puede ser utilizada como excusa o justificación por quienes hoy se muestran muy preocupados por las condiciones sanitarias de los detenidos y ya perdieron demasiado tiempo en el que se hubieran podido adaptar o construir zonas de aislamiento dentro de los mismos penales u otros espacios adecuados”, señaló.

Jorge Macri, indicó además que “las condiciones de detención ciertamente deben ser dignas”, pero aseguró que “la condena de efectivo cumplimiento no es sólo una pena para el culpable de un crimen aberrante sino la manera que tiene la Justicia de hacer sentir a toda la sociedad de qué lado está: del que delinque o del que sufrió y padece aún hoy las consecuencias psicológicas o emocionales por haber sido víctima de un delito”.

No nos merecemos tener una Justicia lenta para condenar ni una Justicia rápida para liberar“, cuestionó y a su vez enfatizó que “nos tiene que unir todo lo que nos ayude a convivir mejor y en paz, trabajando por una Justicia independiente, sin la cual la libertad se convertiría tristemente en un decorado de la democracia”.

“Las garantías de los detenidos por delitos aberrantes no pueden oponerse a la seguridad de las víctimas y sus familiares. Por eso, los jueces no solo tienen el deber de hacer cumplir la ley sino cumplirla ellos mismos y escuchar a las víctimas”, opinó en relación a la aplicación de la Ley de derechos y garantías de las personas víctimas de delitos y la Ley de protección integral de las mujeres, y sentenció: “Cualquier decisión que contradiga esta normativa es inaceptable.”