Jorge Macri opinó sobre las tensiones políticas entre Nación y Provincia por la flexibilización de la cuarentena

El intendente de Vicente López sostuvo que "está claro que no todos pensamos lo mismo respecto de qué hacer frente a la pandemia" pero que trasladarlas "a una discusión pública le agrega a la ciudadanía mayor angustia".

Jorge Macri Charla Periodistas Cuarentena

Jorge Macri, intendente de Vicente López, opinó sobre las tensiones que se dieron en las últimas semanas entre el gobierno nacional y el provincial por las diferencias en cuanto a la apertura del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Además, hizo un análisis sobre la caída de la recaudación municipal y el desembolso económico que realizó la gobernación.

“Sin ninguna duda hasta hace una semana el clima de trabajo en conjunto en torno a la pandemia fue muy potente y muy sorprendente. También desde una lectura política, no era habitual que se trabaje metafóricamente codo a codo y creo que estuvo muy bien y es un activo importante para la sociedad. En la medida que nosotros podamos sacarle un poco de incertidumbre a la gente, es bienvenido. Ya tienen suficiente con la salud y la economía, como para que además haya chicanas políticas”, manifestó Jorge Macri, en el marco de una charla vía Zoom con periodistas.

Consultado por QUE PASA sobre las diferencias de posturas que se vieron en los últimos días por la apertura del aislamiento entre la Nación y la Provincia, dijo que trasladarlas “a una discusión pública le agrega a la ciudadanía mayor angustia”. “Está claro que no todos pensamos lo mismo respecto de qué hacer frente a la pandemia, ni cómo ir buscando los nuevos equilibrios en cuanto a actividad y salud. Todas esas diferencias se resolvían en privado”, dijo y aseguró: “No lo digo como espacio político. Puedo tener diferentes miradas de cómo administrar esta pandemia con intendentes de mi mismo espacio político, porque las realidades son diferentes o las percepciones son distintas. Esas diferencias hay que resolverlas en lo privado”

“No es lo mejor lo que pasó en los últimos días y todos tenemos que tratar de encontrar nuevos equilibrios. También es cierto que en la medida que una jurisdicción tan importante como la Ciudad plantea cambios, eso genera nuevas realidades. Algunas uno las puede imaginar de entrada, y otras no tanto. Hay cosas que hace un mes nos parecían bien y hoy ya no. Todos vamos cambiando: yo hace un mes no planteaba la necesidad de que alguno de los productos que venden los supermercados los vendieran los pequeños comercios, y hoy para mí es un eje del momento. Y no diría de la nueva flexibilización, porque no es vender más ni que la gente salga a comprar más. Es que compre por un canal diferente y socialmente más sensible. Creo que todas estas cosas que plantean siempre escenarios cambiantes deberían tratar de llevar la discusión a lo privado y encontrar acuerdos, y de ahí trabajar”, analizó.

Por otra parte, también opinó sobre la caída de la recaudación y los recursos que llegaron a los municipios desde la Provincia y definió el esfuerzo hecho por el gobierno como “insuficiente” porque “este mes nosotros hemos recibido un tercio de lo que fue nuestra caída de recaudación“, explicando que la comuna tuvo una caída de $500 a $600 millones, y que se recibieron alrededor de $130 millones.

“Los servicios que prestamos, si bien hemos achicado mucho el nivel de gasto, siguen siendo servicios esenciales que hay que prestar. La salud está muy demandada con nuevos protocolos, procedimientos e insumos. Es una situación compleja que nosotros administramos bien porque tenemos recursos, porque hemos sabido administrar con cuidado, porque hemos recortado ahora muchos gastos e inversiones. Pero, en la medida que continúe, la crisis va a ser una tensión y una complicación creciente para los municipios“, cerró.