José León Suárez: Asesinaron a una adolescente de un balazo en la cabeza y buscan a su novio

La víctima falleció en la mañana del martes después de haber estado internada en el hospital de San Isidro. Para la justicia, el principal sospechoso sería su novio, que en un principio habría acusado a su hermanastro de 10 años.

Whatsapp Image 2019 12 10 At 10.21.16 Pm

Una adolescente fue asesinada de un balazo en la cabeza dentro de una casa de la localidad de José León Suárez, en el partido de San Martín, y por el femicidio buscaban a su novio como presunto autor del hecho. En un principio, el joven habría dicho que el crimen había sido cometido en un accidente por su hermanastro de 10 años y luego desapareció.

El crimen ocurrió ayer en una vivienda ubicada en Ingeniero Huergo al 9800 de Villa Hidalgo, y la víctima falleció esta mañana. Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando efectivos de la comisaría 4ta. de José León Suárez fueron alertados porque había ingresado al hospital de San Isidro una adolescente con un balazo en el cráneo.

La adolescente quedó internada en grave estado y el personal policial se entrevistó con las personas que estaban con ella al momento del homicidio.

Según las fuentes, en primera instancia, la joven había sido baleada por un niño de 10 años, hermanastro de su novio, quien estaba manipulando un arma de fuego y se disparó de manera accidental e impactó en la cabeza de la adolescente. Sin embargo, el niño fue llevado a una fiscalía junto a sus padres y luego quedó en libertad porque los investigadores desconfiaron de su relato.

Ante esta situación, los pesquisas centraron la investigación en el círculo íntimo de la adolescente, que esta mañana murió como consecuencia de las lesiones sufridas.

Tras el deceso, la causa caratulada en un primer momento como “lesiones graves” fue recaratulada como un “homicidio”.

Con el relato de testigos y vecinos, los investigadores comenzaron a sospechar que el crimen podría haber sido cometido por el novio de la chica, de 20 años, durante una discusión de pareja, y lo fueron a buscar, aunque no pudieron hallarlo.

Además, los pesquisas creen que el padrastro del sospechoso fue quien aportó el arma de fuego y, también, fue la persona que pretendió desviar la investigación incriminando a su propio hijo de 10 años sabiendo que es inimputable.

Con todos esos datos, la fiscalía dispuso cuatro allanamientos en busca de los sospechosos, los cuales no fueron encontrados y hoy continuaban prófugos.

Fuente: Télam