Juicio por jurados en Escobar: absolvieron al acusado de prender fuego a Yanina Miranda

La resolución fue tomada este viernes por nueve de los doce integrantes del jurado popular, luego de una semana jornadas en las que pasaron diferentes testigos por el PES de Maschwitz, en el marco del juicio a Juan Carlos Monjes.

yanina miranda

Luego de una semana de juicio, este viernes por la tarde se declaró «no culpable» a Juan Carlos Monjes, acusado por la muerte de Yanina Miranda en Escobar. El jurado popular, luego de escuchar las pruebas y testimonios que presentaron tanto los abogados de la familia de Miranda como los de Monjes, definieron que el hombre debía estar en libertad.

Monjes estaba acusado de rociar y quemar a su pareja durante una discusión en noviembre de 2018 en una casa situada en la calle Florentino Ameghino al 168 y la mujer murió la mañana del 1° de diciembre, tras cinco días de agonía y el 47% del cuerpo quemado.

El juicio fue el primero en el distrito con tribunal de jurados, integrado por seis hombres y seis mujeres vecinos del partido y llamados a participar por el Poder Judicial, y se realizó en el Polo de Educación Superior, en la localidad de Ingeniero Maschwitz desde el lunes 6 de septiembre.

El juez Daniel Ropolo del Tribunal Oral Criminal (TOC) 2 de Zárate-Campana fue el encargado del juicio y fiscal Martín Zocca pidió condena perpetua al igual que el abogado de la familia de Miranda, Cristian Rondinella. Por otra parte, el defensor de Monjes, Manuel Alegre, solicitó al jurado que lo declare “no culpable”. Tras las cinco jornadas que duró el juicio, nueve de los doce jurados integrantes del tribunal definieron la inocencia de Monjes.

Por parte del acusado, declararon su hermana, quien sostuvo que Yanina era una persona posesiva, celosa y con ataques de ira. Amigas en común de la pareja, también señalaron la misma situación en relación a Miranda.

Otras dos declaraciones primordiales fueron las del ambulanciero y el médico que atendieron a Yanina Miranda. En diálogo con QUE PASA, Manuel Alegre, abogado defensor de Monjes explicó: «Tal como lo referimos en los alegatos, Yanina era una gran mujer y una excelente persona pero tenía un gran problema, era una mujer obsesivamente celosa. Su calidad de persona la demostró hasta el último momento de su vida, cuando reconoció el error que había cometido y en un enorme acto de responsabilidad se encargó de dejar plasmado frente a los médicos que ella misma se había rociado el alcohol, y se tomó el trabajo de pedirle perdón a Monjes. Todo esto fue escuchado por el ambulanciero y declarado en el juicio.»

«También manifestó entre otras cosas, que Yanina no quería subir a la ambulancia para ir al hospital si no subía también Monjes, lo que denota que no había sido atacada, sino que había tenido un accidente para, en palabras de ella, asustar a Monjes y se le fue de las manos. Además, el testigo contó que Yanina le pedía perdón a Monjes en el hospital», relató Alegre.

«En particular este caso tuvo un contexto en el que muchas agrupaciones feministas reclamaban una condena de mi asistido. No tengo nada en contra de estas agrupaciones, creo que tienen buenas intenciones y que a lo largo de la historia han logrado obtener muchos derechos para las mujeres. Tienen un inconveniente y es que en todos los casos con similitudes a este siempre reclamarán la condena del hombre, pero no van a tener razón en el cien por ciento de los casos, como pasó con este», dijo el defensor de Monjes.

Por parte de la defensa de la familia, el abogado Cristian Rondinella también habló con este medio luego de la absolución, y mostró su indignación por la sentencia. «Prueba por prueba, perito tras perito, testigo tras testigo, explicaron que fue imposible que la situación fuera como dijo Monjes, que ella se quemara sola. No pudieron objetar ninguna pericia, todas eran contundentes. Al jurado no le importó nada y no tomó gravedad del asunto que se estaba considerando», manifestó y explicó que, «según el Código (Penal) la decisión del jurado es irrecurrible» por lo que ahora «hay que ver en detalle qué puede hacerse».

Durante el día lunes había dado testimonio integrantes de UFI N°4 Christian Fabio que fueron los que comenzaron el proceso de esta causa y tomaron testimonios para la primera reconstrucción del hecho, un policía de la bonaerense perito de rastro que testificó sobre los objetos que encontró la escena y un ingeniero civil especialista en incendios y combustión de bomberos de la policía federal de CABA. El martes declararon los familiares, que aseguraron que Yanina ya sufría violencia en el 2017. «Monje le desfiguró la cara con bate de beisbol y que tuvo una causa por eso, pero no se llevo adelante porque Yanina tenia miedo de perder a su hija», indicó Rondinella.

«Hoy doce personas soltaron a un femicida que mañana puede ponerse en pareja con su hija, con su hermana y puede volver a ocurrir lo mismo. Ojalá que no pase. Él es de Escobar, todos son de Escobar. Mañana podemos estar en el supermercado, en la plaza tomando mate, y cruzarnos con él», cerró el abogado de la familia de Miranda.

Monjes esperaba la sentencia en la Unidad Carcelaria 21 de Campana y meses atrás había pedido esperar la determinación judicial bajo prisión domiciliaria. Sin embargo fue denegado por la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Zárate-Campana. El juicio había sido suspendido a mediados de junio a causa de la pandemia del coronavirus.

SOS VECINO DE ZONA NORTE Y QUERÉS RECIBIR GRATIS LAS NOTICIAS DE TU BARRIO POR WHATSAPP – Acá dice cómo