La historia de Guido Rodríguez y Leandro Paredes jugando juntos desde chiquitos en Tres de Febrero

Los dos futbolistas que fueron convocados por Lionel Scaloni para la Copa del Mundo de Qatar jugaban de niños en un club de Santos Lugares.

guido rodriguez leandro paredes 862x485

El Mundial se sinónimo de ilusión. No importa cuán difícil sea, la esperanza es lo último que se pierde y lo primero por lo que se lucha. ¿Cómo se hace para decirle que no se puede a esos 26 hombres que Lionel Scaloni convocó para la máxima cita copera? Imposible. La mayoría de ellos la viene peleando desde pequeños, como el caso de Guido Rodríguez y Leandro Paredes. En su niñez, los dos jugaban juntos en Tres de Febrero. Y ahora, ya de grandes, van por todo, por la tan esperada tercera.

Oriundos de Sáenz Peña (Tres de Febrero) y San Justo (La Matanza), los futbolistas integraron el equipo de la Categoría 94 del Club Cristo Rey – José María Bosch, de la localidad de Santos Lugares.

El año pasado, en el marco de la Copa América 2021 (ganada por la Argentina en el Maracaná ante Brasil), el Municipio de Tres de Febrero publicó una imagen que bastante dio que hablar: de izquierda a derecha, el tercero de los parados es Guido Rodríguez, en tanto que el sexto es Leandro Paredes; los dos (por entonces) chicos que iniciaban y disfrutaban de sus primeros pasos en el fútbol.

paredes y rodriguez tres de febrero

Y vaya que tuvieron futuro. Guido comenzó su carrera profesional en River Plate para luego ser transferido a Defensa y Justicia. Al tiempo, saltó al fútbol mexicano para jugar en el Tijuana y en el América, donde se consagró en dos oportunidades. La actualidad lo tiene desempeñándose en el viejo continente, más precisamente en el Real Betis de España.

Leandro, por su parte, después de su paso por las selecciones juveniles, empezó su carrera profesional en Boca Juniors, donde campeonó dos veces. Rápidamente emigró hacia Italia, país en el que vistió la camiseta de Chievo Verona, Roma y Empoli. En 2018 emprendió viaje hasta Rusia para jugar en el Zenit, club en el que logró obtener el campeonato local. Y tras su exitoso paso por el París Saint German donde se alzó con trofeos y medallas varias, volvió a Italia para jugar en la Juventus.

De pequeños, y jugando inocentemente en Tres de Febrero, compartían un mismo sueño: disfrutar del fútbol y trascender. Hoy por hoy, también tienen un idéntico anhelo, que es el de nada más y nada menos que obtener la tercera copa del mundo con la Selección Argentina.

QUERÉS RECIBIR GRATIS LAS NOTICIAS DE TU BARRIO POR WHATSAPP - Acá dice cómo