La nadadora sanisidrense Delfina Pignatiello pide entrenar para no estar en desventaja en los Juegos Olímpicos

La triple medallista de oro en los Panamericanos de Lima 2019 hace 11 semanas que no entrena en una pileta olímpica y pone en duda su participación en los juegos de Tokio 2021.

Delfina Pignatiello, una de las figuras más importantes de la natación argentina y vecina de San Isidro, quiere volver a entrenarse en una pileta para comenzar su preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio de 2021, ya que hace 11 semanas que no puede hacerlo debido al aislamiento obligatorio por el coronavirus.

Para Pignatiello, de 20 años, la falta de práctica puede poner en peligro su participación en la máxima cita olímpica, que por la pandemia del coronavirus se reprogramó entre el 23 de julio al 8 de agosto del año próximo.

Todas mis rivales están entrenando y estoy en total desventaja. Yo tengo ganas de ir a los Juegos Olímpicos para representar a mi país y ponerme mi bandera, pero me gustaría hacerlo bien y no ir mal preparada. Para eso tengo que entrenarme. No puedo prepararme un mes antes. Saber que tal vez no pueda prepararme me frustra muchísimo y pienso en no estar tal vez en los Juegos Olímpicos”, sostuvo Pignatiello en diálogo con TN.

La nadadora, triple medallista de oro en los Panamericanos de Lima 2019, aseguró que a la natación “no la podés reemplazar con ningún ejercicio en tu casa, no conseguís la sensibilidad del agua”.

“Sueño con volver a entrenar. Quiero estar en los Juegos Olímpicos y para eso tengo que volver a entrenarme. Hace once semanas que no entro a una pileta, es un récord mundial de no nadar. Yo durante el año me tomo una semana de vacaciones de no entrar al agua y ahora voy once semanas“, agregó Pignatiello.

La madre de Delfina, María Paula Beltrame, también dialogó con TN y sembró dudas sobre la participación de su hija en los Juegos: “La decisión está casi tomada. Si ella no entrena, ¿a qué va a ir? No puedo decir hasta cuándo va a esperar”.

En tanto, el entrenador de Pignatiello, Gustavo Roldán, expresó que la negativa para volver a entrenarse pasa por una cuestión de miedo de las autoridades. “No estamos en contra de la cuarentena, pero queremos entrar como excepción. El Cenard está hace dos meses vacío, en San Martín hay dos piletas disponibles para usar ya“, explicó Roldán.