La sanisidrense Delfina Pignatiello tuvo un duro debut en los Juegos Olímpicos de Tokio

La joven nadadora, en su primera competencia olímpica, no registró un buen tiempo en la prueba de 1.500 metros libres, y quedó fuera de la final en esa serie. Ahora, disputará los 800 metros el próximo jueves.

pignatiello tokio 2021 debut

Finalmente llegó el turno de la sanisidrense Delfina Pignatiello en los Juegos Olímpicos de Tokio. La gran promesa y realidad de la natación argentina quedó octava este lunes en su serie eliminatoria de los 1.500 metros estilo libre. La joven de 21 años se había bajado hace unos días de la prueba de los 400 metros estilo libre para enfocarse en la competencia de hoy y la de los 800 (el jueves a las 7.02), sus preferidas.

Pignatiello fue parte de la serie más rápida y partió desde el andarivel número 6 con la española Mireia Belmonte (#1), la húngara Ajna Kesely (#2), la alemana Sarah Kohler (#3), la estadounidense y favorita Katleen Ledecky (#4), la china Jianjiahe Wang (#5), la australiana Kiah Melverton (#7) y la chilena Kristel Kobrich (#8).

La nacida en San Isidro marcó un tiempo de 16m33s69, a 58s34 de Ledecky, quien se quedó con el récord olímpico momentáneamente para una prueba que hace su presentación en la máxima cita del deporte.

Con su marca, Pignatiello quedó 29º entre las 33 competidoras de las cinco series y no se clasificó a la final del martes, a las 23.54.

“No fue como esperaba. Estos últimos diez días había tenido mejores sensaciones de las que tuve recién en la carrera. Pero bueno, debut olímpico, muchas emociones, primeros Juegos. Quise salir a un ritmo fuerte y tirar contra la más fuerte de la serie, la serie más rápida de todas. Sabía que iba a ser dura y el pase me dolió bastante más de lo que esperaba. Y bueno, los nervios no jugaron de mi lado esta vez. Será la próxima”, analizó Pignatiello tras la serie, en declaraciones a la TV Pública.

En ese sentido, expresó que “esta es mi primera oportunidad olímpica y se que va a haber más, incluso en estos Juegos. Así que a cambiar la cabeza, seguir entrenando antes de los 800 y tratando de disfrutar lo más posible aunque no haya salido la carrera como yo quería”.

Por otro lado, se refirió a la diferencia de preparación con las otras competidoras: “Fue una preparación bastante dura con el tema de la pandemia, muchos meses sin nadar, sin las mismas condiciones que mis rivales y traté de traer la mejor versión que pude a los Juegos y se que la traje por más que el tiempo no haya salido. Superé un montón de barreras, este año maduré muchísimo, crecí en muchos aspectos de mi vida y me quedo con eso. No me quedo con la carrera de hoy, me quedo con todo lo demás. Se que soy otra atleta ahora y que si no se me dio hoy se me va a dar otro día”.