Libres del Sur expresa su posición sobre el proyecto de una planta de tratamiento de residuos en San Isidro

| San Isidro | Compartimos el comunicado en donde la Concejal Aguirre expresa su posición sobre el proyecto tratado en el Concejo Deliberante.



6  de Agosto del 2014

En el día de hoy fue aprobado por el Honorable Concejo Deliberante de San Isidro un Proyecto de Comunicación que se dirige al Departamento Ejecutivo solicitando que se insista en el pedido de cesión al CEAMSE de un predio ubicado en las cercanías del Carrefour de Boulogne. Se trata de la misma gestión que el H.C.D hizo hace dos años, reiterado por las autoridades del Municipio en enero de este.
Ese mismo terreno que funcionó hace tiempo como relleno sanitario se pide ahora en cesión para dos fines: desarrollar una planta de reciclado y reutilización de residuos, y constituir un espacio verde público, es decir, hacer una “puesta en valor ambiental” del lugar y darle un uso recreativo. Esto es lo que dice el Proyecto de Comunicación nro. 140 aprobado por el H.C.D en 2012, aunque la nota enviada en enero por el Municipio no habla del uso recreativo y sólo hace referencia a una “planta de separación, acopio y revalorización de residuos sólidos urbanos”.
En todos los distritos del Conurbano bonaerense la problemática de la basura y el CEAMSE siempre es motivo de debate y preocupación. Vivir al lado de un relleno sanitario ocasiona serias consecuencias en la salud como enfermedades respiratorias, en la piel, afectando gravemente sobre todo a los niños. También sabemos que la basura significa una importante fuente de ingresos para muchas familias las cuales viven de lo que se recoge todos los días en la calle o en el propio relleno de la CEAMSE. Cualquier esfuerzo que signifique avanzar en un correcto tratamiento de la basura que apunte a fomentar la separación y el reciclado, y a reducir lo que se envía al relleno sanitario, seguramente va a contar con nuestro apoyo -siempre y cuando se haga en forma transparente, cuidando la salud, el bolsillo y la fuente de trabajo de nuestros vecinos-. Por eso se debe saber en profundidad de qué se trata, cómo va a ser esta planta que se menciona, qué características va a tener, cuánto nos va a costar, si efectivamente nuestras familias van a poder disfrutar del aire libre al lado de ella como dice la nota.

Hoy hay distintos tipos de plantas de recuperación de residuos: puede ser uno o varios galpones donde sólo se separe y se acopie cartón, plástico, vidrio, como hacen muchas cooperativas de recicladores. Hay otras que tienen más tecnología, como por ejemplo la planta que la Ciudad de Buenos Aires tiene también dentro del CEAMSE, de Separación Mecánica Biológica, donde se apartan todos los residuos secos y lo húmedo se mezcla con tierra para cubrir el relleno sanitario. Éstas son más costosas y una parte del proceso requiere de un control ambiental. La planta de la Ciudad de Buenos Aires, con capacidad de 1000 toneladas diarias de basura, ocupa 44.000 metros cuadrados. Sin embargo, acá se está pidiendo 100.000m2. Hay otras plantas llamadas de “termo valorización” que buscan recuperar energía sometiendo la basura a altísimas temperaturas, disminuyendo su volumen, reduciéndola a cenizas. Se trata de una tecnología muy cuestionada por las partículas y los gases que se emiten al ambiente. Otra caso es el del Municipio de La Matanza quién aprobó un proyecto de estas características, el CARE, y fue muy cuestionado por los vecinos y las organizaciones ambientalistas. Entonces nos preguntamos, ¿cómo va a ser la planta que se piensa ubicar en este predio que pedimos?, ¿puede convivir esa planta con actividades recreativas al lado?, ¿quiénes van a trabajar allí?, ¿cuánto le va a costar al Municipio?, ¿el CEAMSE nos va a dar estos terrenos en cesión sin pedirnos nada a cambio? El proyecto aprobado no da mayores detalles sobre estas preguntas y como pensamos que estas decisiones tienen que ser transparentes, decidimos no acompañarlo. Si se informan todas estas cuestiones que mencionamos estaremos en mejores condiciones para tomar una decisión. Si no, nos quedaran muchas dudas, porque no alcanza sólo con la buena voluntad que se expresa, también deben precisarse más datos sobre la planta en cuestión.