Línea 723 en Nordelta: ¿Cómo funciona y qué dicen los usuarios y vecinos del barrio?

La inclusión del transporte público en el barrio lleva poco más de 20 días, e ingresa al complejo de lunes a viernes en horario pico.

Hace poco más de veinte días, comenzó la implementación del servicio de la línea 723 con su nuevo recorrido por la avenida troncal de Nordelta. Luego de haber sido impulsada por el municipio y aprobada por el Concejo Deliberante de Tigre a fines de 2018, el pasado 1° de abril comenzó a funcionar de manera efectiva en dos franjas horarias.

El circuito comienza en la estación de tren de General Pacheco, ingresa a Nordelta y recorre Avenida de Los Lagos, Avenida del Golf y Avenida de los Fundadores para luego finalizar en la estación de Benavídez. Luego, de la misma forma, el trayecto se realiza hacia la estación de tren de General Pacheco.

Para utilizar el servicio, se puede usar la tarjeta SUBE y la tarifa tiene el valor mínimo. Los colectivos cuentan con aire acondicionado y acceden con TAG (un dispositivo que permite un rápido ingreso y egreso de los vehículos). Prestan servicio en dos franjas horarias de lunes a viernes: por la mañana de 6.30 a 8.30; y por la tarde de 16 a 18 hs.

El servicio complementa los recorridos que realiza la empresa Mary Go en los horarios de mayor tráfico, como los de ingreso y egreso de proveedores y los horarios de colegio.

En relación a la visión de los usuarios sobre el transporte, Liliana, vecina de Troncos del Talar sostuvo que “la medida está bien, así uno puede llegar más rápido a su trabajo”. En esta línea opinó Jorge, trabajador de Nordelta: “Ahora se viaja más rápido. Soy albañil, trabajo hace años en Nordelta y ahora si me tomo el 723 llego en pocos minutos”. En tanto, Agustín, vecino de General Pacheco, dijo: “Es genial. Antes esperar 40 minutos era algo de todos los días porque había pocas opciones; pero la cosa cambió para bien”.

¿Qué opinan los vecinos de Nordelta?

Por su parte, los vecinos, quienes en un principio se mostraron reticentes al ingreso del transporte público en el barrio, también dieron su opinión al respecto. María destacó que “mucho no cambió, porque son solo dos frecuencias y en veinte días es muy difícil hacer un balance”.

“Los usuarios de la línea tienen una opción más, pero no deja de ser un costo extra para quienes vienen a trabajar al barrio, mientras que desde Mary Go se continúa con los servicios gratuitos”, expresó Analía.

Por último, Esteban manifestó que “en el barrio no se notó la diferencia, y si el servicio ayuda a aquellos que tienen que viajar a las estaciones, bienvenido sea”.