Masacre de la Cárcova: dos policías volverán a ser juzgados y se agravan penas

La Cámara de Casación anuló la absolución de un ex policía bonaerense y agravó la condena de otro, que habían sido juzgados por los crímenes de Franco Almirón, de 16 años, y Mauricio Ramos, de 17.  Los mataron disparos policiales, cuando reprimían en defensa de un tren carguero que descarriló en un barrio de José León Suárez. Joaquín Romero, de 19 años, resultó herido, y es uno de los testigos principales.

 

En un fallo coincidente con los planteos de la parte querellante, la Sala I de la Cámara de Casación bonaerense ordenó agravar la pena a siete años de prisión aplicada a un subteniente de la Policía Bonaerense y dejó sin efecto la absolución de un sargento de esa fuerza, que ahora tendrá que ser juzgado nuevamente por un doble homicidio. La resolución involucra al subteniente Gustavo Vega, condenado por “tentativa de homicidio simple” en perjuicio de Joaquín Romero, en la llamada Masacre de José León Suárez, ocurrida en marzo de 2011, cuando la policía reprimió a un grupo de vecinos del barrio de la Cárcova. Por su parte, el sargento Gustavo Rey será sometido ahora a un nuevo juicio oral por el homicidio de los jóvenes Mauricio Ramos y Franco Almirón, hecho por el que había sido absuelto.

“Este fallo es fruto de la resistencia y organización popular. Ahora volvemos a la carga. No vamos a permitir un pibe menos ni en manos de la policía ni en manos de la justicia”, opinó el Diputado Nacional Leonardo Grosso, que es también el titular de la campaña nacional contra la violencia institucional y acompaña la lucha de las familias desde el primer momento.

Casación resolvió a favor de los recursos de apelación presentados por los abogados querellantes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) en conjunto con el abogado Juan Carlos García Dietze, y con la Fiscalía Número 5 de San Martín. De este modo, el Tribunal Oral 1 de San Martín tendrá que agravar el monto de la pena que le aplicó, en marzo de 2014, al subteniente Vega.

En este sentido, Julián Ríos, concejal y responsable del Movimiento Evita en San Martín, agregó: “En San Martín festejamos que casación haya tenido una mirada justa hacia los pibes pobres de nuestros barrios. Así se rectifica la vergüenza de los jueces Gustavo Garibaldi, Mónica Carreira y María del Carmen Castro, dándonos la razón a las organizaciones populares que desde el primer momento estuvimos en la calle destramando el discurso mediático y policial, que finalmente se cae a pedazos. Se lo dedicamos a Juana, la abuela de Mauricio, con quien dimos batalla y murió sin ver estos momentos en los que la lucha avanza, y la justicia está más cerca.”

En un comunicado, el CELS también expresó su conformidad con esta nueva decisión: “Es un mensaje claro dirigido a los jueces sobre cómo hay que interpretar situaciones en las que la intervención policial con armas de fuego en conflictos sociales ocasiona muertes. El fallo reafirma que los policías que usan la fuerza letal en estas situaciones deben ser condenados con un plus de disvalor por haber abusado de la función que tienen. Es también un claro mensaje al Poder Ejecutivo provincial y a la Policía Bonaerense sobre la necesidad de prohibir el uso de armas de fuego ante situaciones de protesta o conflictividad social como en este caso.”

 

Fuente: Página 12