Nordelta: Ante el ingreso de colectivos piensan en alambrar calles troncales

Un grupo de vecinos ya piensa en medidas ante esta posibilidad para separar las propiedades del posible recorrido de la línea 723. Otro grupo entiende que el transporte gratuito, tal y como se viene implementando desde el jueves, podría continuar funcionando.

Un grupo de vecinos de Nordelta parece prepararse para lo que podría ser el ingreso de la línea de colectivos 723 al barrio, medida que fue aprobada el pasado 13 de diciembre por el Concejo Deliberante de Tigre, y comenzó a pedir presupuestos para alambrar las calles troncales del barrios por donde circularía el transporte público, con el objetivo de separar las propiedades de ese trayecto. Otro grupo, sin embargo, entiende que el transporte gratuito que comenzó a implementarse el jueves 20 de diciembre, debido a una prórroga otorgada por el proyecto aprobado de 60 días (con ampliación de 30 más), podría continuar funcionando.

Algo es seguro, y desde un principio se sabía: el ingreso del transporte público traería polémicas en su implementación. Los vecinos mostraron desde el principio su postura negativa ante la medida, y desde el Municipio señalaron que es una necesidad que funcionara en las calles internas del barrio.

Ahora, un grupo de vecinos comenzó con una iniciativa para alambrar las calles troncales que recorrería el transporte público, y ya piden presupuestos para poder realizar este trabajo, argumentando que “es por motivos de seguridad”.

“Ante la aprobación del ingreso de los colectivos, ya se pidieron presupuestos para colocar un alambrado perimetral a las troncales como medida de seguridad. El frente de las casas da hacia esas calles, con lo cual sería muy inseguro para quienes viven en esos lotes. Por este motivo, las troncales siempre estuvieron cerradas al público general“, enfatizó María Eugenia Tomasello, vicedirectora del barrio Castores al diario Perfil, y añadió que “no solo puede entrar gente ajena al barrio, sino que las calles troncales no están preparadas para que transite un colectivo de línea. Son para micros pequeños. Acá la gente frena y deja cruzar a las personas o a los chicos que andan en bicicleta. No me imagino a un colectivero respetando el paso de las bicis”.

Por otra parte, Valeria, vecina del barrio, habló con Que Pasa y contó que, si bien también se encuentran en la posición de que “lo mejor es que no ingrese el transporte público, vemos con una visión más optimista lo que está sucediendo con el transporte gratuito que se implementó el pasado jueves (20 de diciembre) y que llega hasta 197, porque hemos recibido comentarios muy positivos de trabajadores, como así también de los propietarios y profesionales. Por este motivo no entendemos la necesidad de comenzar a pedir estos presupuesto, creemos que podemos llegar a un acuerdo para seguir con esta metodología de transporte”.

“Entendemos que este transporte gratuito de la empresa MaryGo brinda las soluciones que estábamos buscando, y a esto se suma que no pone en un gasto innecesario al municipio y a los vecinos, a la vez que conecta a aquellos que requieren utilizar el transporte público con el lugar por donde circulan”, explicó Valeria.

Por último Tomasello dijo que “no es redituable para una línea de colectivos circular por las calles de Nordelta” porque “sólo tendrán pasajeros en las horas pico, tanto de la mañana como de la tarde, durante el día muy poca gente tomaría el colectivo, aquí todos viajan en bici o caminan. En definitiva, será un servicio subsidiado por el Estado que va a funcionar unas pocas horas al día”.