Noya: “Cada vez más gente viene a pedir comida y trabajo”

El concejal del FPV de Vicente López, Joaquín Noya, se refirió a la movilización prevista para el 7 de agosto por San Cayetano, la situación de los trabajadores populares y el impacto de las medidas económicas del gobierno nacional.

El concejal de FPV de Vicente López y referente del Movimiento Evita, Joaquín Noya, dialogó con QuePasa acerca de la situación de la economía popular y la movilización de convocada por distintas organizaciones prevista para el próximo 7 de agosto desde Liniers hasta Plaza de Mayo, en conmemoración por el día del patrono del trabajo, San Cayetano.

 

-¿Cómo surge la movilización a San Cayetano?

  Surge a partir del nuevo gobierno de Macri que obliga a repensar en lo social, en la conflictividad que genera el proceso de trasferencia de recursos. En principio es una marcha que intenta visibilizar la situación de los trabajadores de la economía popular desde el 10 de diciembre de 2015 en adelante las políticas neoliberales de Macri agrandan los márgenes de exclusión. Lo que está generando el ajuste es que muchas organizaciones que estamos en el territorio empecemos a repensar como caminamos juntos para enfrentar a este gobierno, para poner en la calle el reclamo de los más necesitados.  Esta marcha se inicia desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie, y se fueron adhiriendo sindicatos como las dos CTA, parte de la CGT y distintos gremios.

-¿En qué acciones concretas notas que impactan las medidas económicas de este gobierno en los sectores más humildes?

 -Las medidas económicas de este gobierno tienen la “virtud” de afectar transversalmente a todos, porque el tarifazo generó mayor inflación, repercusión en los comercios e industrias pymes. Todo eso genera un círculo contrario al círculo virtuoso que se está generando en la economía que hace que haya más desocupación, donde cayó el trabajo formal, bajó la cantidad de ingresos y eso afecta rápidamente a la barriada. Se ve claramente en la baja del consumo, en la caída de la changa. Los sectores medios y más pudientes empiezan a reducir el horario de las personas que van a limpiar a sus casas, empiezan a cortar el pasto los propios dueños, esperan para hacer cierto mantenimiento de infraestructura. Los trabajadores de la UOCRA comienzan a cubrir esas changas porque tienen mayor especialización. Por otro lado, en las barriadas estamos teniendo cada vez más gente que viene a pedir comida y trabajo. Contamos con dos merenderos en pleno funcionamiento, ahora vamos a ampliar la cantidad de días, sabiendo que eso después va a generar una demanda de que se transforme en un comedor.

 -¿Cómo se estructura la convocatoria para el 7 de agosto?

-Desde las 8 de la mañana partimos desde San Cayetano a Plaza de Mayo y a las 2 de la tarde estaremos unos 60 mil compañeros con ollas populares en la calle. Desde ahí el Movimiento Evita y la dirigencia política vamos a estar acompañando la marcha, en mi caso personal desde Liniers acompañaré la movilización hasta la plaza.