Ojea: “Hay que privilegiar la deuda social que tiene nuestro país sobre la deuda externa”

Así lo manifestó el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y obispo de San Isidro. Además, dijo que la situación de la emergencia alimentaria "ha crecido muchísimo con la pandemia".

Oscar Ojea 90

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, sostuvo que la pandemia de coronavirus hizo crecer “muchísimo” la emergencia alimentaria que ya atravesaba el país a comienzos de año y consideró, en ese marco, que al hablar de la deuda externa que mantiene la Argentina “hay que tener en cuenta las enormes dificultades” y los índices de pobreza “muy altos” que tiene la nación.

En diálogo con Télam, el obispo de San Isidro insistió en la necesidad de “privilegiar la deuda social que tiene nuestro país sobre la deuda externa, y hacer esta jerarquía de valores”.

“En este momento en que se está hablando de esta situación de la deuda, yo pienso que, así como a principio de este año estábamos en una emergencia alimentaria, esta situación ha crecido muchísimo con la pandemia”, advirtió Ojea al ser consultado sobre si considera que la crisis por el coronavirus complicó aún más la capacidad de pago de la Argentina frente a sus deudas.

En ese marco, consideró que “si bien no podemos homologar matemáticamente una pandemia a un Jubileo”, se trata de “situaciones que tenemos que considerar cuando se trata de deudas”, al hacer referencia al magisterio de la Iglesia sobre las condonaciones que se propician en épocas determinadas de la historia.

“Se tiene que afirmar la voluntad de pago, pero al mismo tiempo entrar en la realidad de las enormes dificultades que tienen los países más pobres, y en la Argentina tenemos índice de pobreza muy altos”, indicó.

Ojea habló con la agencia de noticias en una semana en la que el gobierno nacional renegocia con los acreedores una propuesta que tome en cuenta los parámetros de sostenibilidad de la deuda, luego de que los bonistas internacionales rechazaran la iniciativa presentada por Argentina.

Además, volvió a recordar que la Iglesia argentina, a través de la Comisión de Pastoral Social, emitió ya en enero un comunicado titulado “La deuda externa y las deudas sociales”, en el que se recordaba “el magisterio que tiene la Iglesia sobre esto y en el que ha tenido un papel muy importante San Juan Pablo II”.

En ese marco, el obispo precisó que “el contexto del Jubileo del año 2000 cuando escribe la Tertio Millennio Adveniente, Juan Pablo II sitúa el problema de la deuda en el contexto del Jubileo, que es una tradición que aparece en el Antiguo Testamento, en el Libro del Levítico, por la cual cada 50 años se perdonaban las deudas”.

En ese texto, San Juan Pablo II dice que “los cristianos deberán hacerse voz de todos los pobres del mundo, proponiendo el Jubileo como un tiempo oportuno para pensar entre otras cosas en una notable reducción, si no en una total condonación de la deuda internacional, que grava sobre el destino de muchas naciones”, recuerda Ojea.

De esa manera, el papa polaco “revive esta tradición religiosa y espiritual del pueblo judío y la aplica para la celebración del Jubileo del año 2000 recordando la opción preferencial por los pobres”, centrado en su preocupación por “las enormes desigualdades sociales, que es al mismo tiempo una invitación a imitar esa actitud de perdón del Jubileo, reduciendo o condonando las deudas externas de los países más pobres”.

“Cuando la iglesia se aproxima, al problema no lo ve solamente como tema económico sino con un tema ético y como un tema humano. Necesitamos privilegiar la deuda social que tiene nuestro país, sobre la deuda externa y hacer esta jerarquía de valores”, reflexionó el titular del Episcopado.

Fuente: Télam