Padre Pepe: “Pedimos que se declare la emergencia nacional en adicciones”

El referente religioso de la lucha contra las adicciones y las causas sociales lo manifestó en una conferencia de prensa realizada hoy al mediodía.

El equipo de trabajo en adicciones de la Pastoral Social, encabezado por el padre “Pepe Di Paola”, mantuvo desde este sábado un encuentro del que participaron delegados de todas las diócesis del país y que concluyó en el mediodía del domingo con una conferencia de prensa en la que se leyó el documento conjunto que reclama la emergencia nacional en adicciones.

“La gente que sufre por la droga es la prioridad en nuestra agenda, queremos que se saque un decreto”, reclamó el Padre José María “Pepe” Di Paola durante una conferencia de prensa.

“Hablamos de regiones muy diferentes del país en donde hay una necesidad común. Por eso pedimos que se declare la emergencia nacional en adicciones. Para que no solamente el Estado sino muchas organizaciones podamos cambiar esta realidad. Muchos chicos del país están esperando una respuesta”, resaltó el cura y añadió: “Nosotros podemos hablar de la realidad porque estamos inmersos en el territorio donde trabajamos día a día con los chicos. No es una voz que parte de un especialista que hizo una investigación, sino es la voz de la gente que convive día a día con este problema”.

Según estadísticas esgrimidas por el Barómetro del Narcotráfico y las Adicciones de la Universidad Católica Argentina (UCA) publicadas en marzo de 2016, durante el período entre 2010 y 2014 se percibió un incremento del 44% la venta de drogas a nivel barrial. La cifra continuó en crecimiento en los últimos dos años.

“Esta declaración representa el pensamiento de toda la Iglesia. La emergencia nacional que pedimos parte de una mirada realista y de nuestro trabajo en los territorios, por eso es necesario que el Estado, las instituciones y toda la sociedad se concienticen y trabajen para que podamos cambiar esta realidad y no haya ni un pibe menos por la droga”, dijo a Télam el padre Pepe, coordinador de la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones y Drogadependencia.

Precisó que “hay cerca de un millón de jóvenes argentinos que no estudian ni trabajan” y señaló que “en muchas ocasiones en lugares del interior hay ausencia de profesionales de la salud que puedan actuar ante una urgencia”.

“Nos hemos hecho cargo de la problemática de las adicciones como sacerdotes, religiosas y laicos. Trabajamos muchísimo en prevención y recuperación, esa es la prioridad en nuestra agenda y creemos que en eso también debe poner el acento la emergencia, poner el ojo en tantos chicos que hoy podrían no caer en la droga con un trabajo inteligente del Estado y la sociedad civil y en tantos otros que podrían recuperarse”, afirmó.

Los delegados subrayaron que “la respuesta que se sigue dando tiene un fuerte enfoque en la represión a los sectores más vulnerables: basta con comparar el presupuesto del ministerio de Seguridad con el de la Sedronar. Si no ofrecemos oportunidades no alcanza con perseguir al narcotráfico, sobre todo hay que cuidar a los pibes”.

“No queremos la droga en nuestros lugares y apoyamos todos los esfuerzos para erradicar el narcotráfico, pero sería bueno poner el foco en los circuitos financieros, porque el narcotráfico también tiene CEOs que saben tanto de drogas como de comunicación y lobby”, agregaron.

En el documento conjunto la Iglesia también apoyó el uso de aceite de cannabis con fines medicinales: “Es impostergable escuchar la voz de pibes con epilepsia refractaria que en el aceite de cannabis encuentran medicina y que le corresponde al Estado proveerla gratuitamente”, afirmaron.

Consultado sobre la responsabilidad de los gobiernos en el abordaje de la problemática del consumo de drogas el padre Pepe señaló que “no se trata de un problema de un sólo gobierno” y denunció que la temática “no fue el foco de atención de ninguno en los últimos 40 años”.

“Un verdadero progresismo tiene que tener un pie entre los más pobres, porque si los dos pies están en otro lado las conclusiones van a ser de manual y no van a responder a la verdaderas necesidades de la gente”, cuestionó.

“Por la gravedad del momento que estamos viviendo, por las muertes, tragedias y sufrimientos de miles de pibes y pibas a lo largo del país, de hombres y mujeres, por el dolor de sus familias, por nuestros barrios, villas, pueblos y ciudades, por el Padre Juan Viroche y todos los que día a día dan la vida, este equipo pide la pronta declaración de la emergencia nacional en adicciones, y reclama ¡Basta! ¡Basta! ¡¡¡¡Ni un pibe menos por la droga!!!! Hay que ponerse a trabajar”, concluye el documento.

Fuente: Télam – Infobae