Parbst: “Buscamos que Santa Ana sea el último barrio que se desarrolle sobre humedales”

El Concejal del Frente de Todos en Tigre habló sobre el proyecto presentado para declarar como Área Natural Protegida a los humedales en el distrito y puntualizó sobre la situación del emprendimiento inmobiliario que lleva adelante la empresa EIDICO en Villa La Ñata y Dique Luján.

Javier Parbst, concejal del Frente de Todos en Tigre, habló con Que Pasa Radio por FM Fénix, y allí contó detalles sobre la presentación de un nuevo proyecto en defensa de los humedales, y más puntualmente a los ubicados en Villa La Ñata y Dique Luján, que busca declararlos como “Área Natural Protegida”. Además, habló de la campaña electoral en el distrito.

“Es una lucha que estamos llevando adelante en Tigre desde la Asamblea de Vecinos de Villa La Ñata y Dique Luján en defensa de los últimos humedales continentales que quedan en el distrito. Hace poco el Municipio presentó un proyecto superador, que crea un Distrito de Gestión Especial y nosotros presentamos otro como refuerzo declarando Área Natural Protegida a Villa La Ñata y Dique Luján”, sostuvo Parbst.

Además, señaló que la presentación del proyecto fue realizada “en consonancia con el fallo de la Corte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que días atrás tomó una decisión inédita defendiendo los humedales ubicados en el Municipio de Puerto General Belgrano”, y explicó que “al ser declarado como Área Natural Protegida, se protege todo, no sólo los humedales, sino también los árboles, los animales: es muy parecido a lo que sería una reserva, y la Corte estableció que siempre que esté en riesgo el agua o los humedales se prioriza la naturaleza”.

Sobre el conflicto con la empresa EIDICO por la construcción del Barrio Santa Ana y la aprobación del estudio de impacto ambiental por parte del Municipio, enfatizó que “parece que es una de cal y una de arena, porque a la vez que el Municipio aprobó el impacto ambiental presentó el proyecto que crea el Distrito de Gestión Especial, que protegería 950 hectáreas, que es muy positivo. Santa Ana son sólo 70“.

“Con los vecinos, luego de la lucha que generamos, queremos también frenar Santa Ana, pero es cierto que está muy avanzado, que hay propietarios que quieren vivir ahí: hay un conflicto de intereses. Nuestro objetivo de máxima es que se frene, pero también es importante que no se hagan más barrios cerrados de ese modo. El impacto ambiental aprobado por el Municipio pide un montón de mitigaciones, le cede más espacio a los sitios históricos indígenas en ese lugar, se le reclama bastante, pero bueno, finalmente está aprobado. Hay que impulsar que sea el último barrio de este tipo que se desarrolle“, dijo Parbst.

Por último, en relación a la campaña, cerró: “Viene viento en popa. Vemos que el Municipio está mostrando mucha gestión estos días, que se puede hacer hasta el viernes. Hablamos con el Intendente sobre darle a la campaña una impronta nacional, porque los vecinos que se nos acercan a hablar, más que problemas de Tigre, vienen a decirnos que no pueden pagar la tarifa de gas, de luz, porque las cosas no alcanzan. Haremos muchas caminatas por los barrios para charlar directamente con ellos, porque es una elección muy nacionalizada y hay una economía regional que está reventando el bolsillo de los argentinos.”