Platense cayó en Vicente López ante Chicago y sumó su tercera derrota el hilo

Los de Mataderos se impusieron por 1-0 sobre el final. Los hinchas pidieron la renuncia de Ruiz

Platense Chicago

El equipo de Vicente López que comenzó el año con expectativas de ascenso, sumó otra derrota, la tercera de tres encuentros en el 2020, jugando de local con el último de la zona.

A pesar de que en el primer tiempo Platense fue de menor a mayor en cuanto a la tenencia y el dominio del balón, no pudo hacerlo circular con ritmo y permitiendo que la visita se replegara rápidamente.

La incapacidad de los locales para generar peligro, sumado a la desesperación de su gente, hizo que la pelota pase más tiempo en el aire que en el cesped. Los pelotazos a sus delanteros era la única arma de los dirigidos por Fernando Ruíz. Que luego de una pelota dividida, pudieron abrir el marcador a través de un remate de Alfredo Ramírez, pero el mismo se fue por encima del arco.

Recién en el final de los primeros 45 minutos, Nueva Chicago incomodó el arco defendido por Jorge De Olivera, cuando Facundo Castillón quedo mano a mano con el uno calamar; aunque su remate se fue cerquita por el primer palo, paralizando los corazones de los espectadores.

En el complemento los cambios le cambiaron la cara al partido: primero el ingreso de Arnaldo González le dio juego al visitante que ingresó más decidido, mientras que Gonzalo Bazán le aportó profundidad al local en el sector izquierdo al calamar.

En el inició no abundaron las situaciones de gol, aunque la más clara fue un intento de despeje por parte de Gastón Suso, que se estrelló en el palo de su propio arco.

Pasaban los minutos y lo que había sido un arranque prometedor, se diluyó producto del nerviosismo por no poder abrir el marcador. Platense llegaba a tres cuartos de cancha y no podía incomodar a la defensa rival.

Para peor en el local, cuando Chicago parecía “amigarse” con el empate, Aldo Araujo aprovechó un rebote dentro del área tras un corner y el delantero aventajó al torito.

Los minutos restantes el calamar fue con amor propio, pero sin fútbol. La desesperación de la gente se traslado a los jugadores que se fueron insultados del Estadio Ciudad de Vicente López y hasta se pidió por la renuncia del entrenador.