¿Qué pasa con el colegio Marcos Sastre de Tigre?

El colegio corre riesgo de tener que cerrar sus puertas antes de comenzar el ciclo lectivo 2019, por un conflicto con la provincia de Buenos Aires que viene desde 2015, fecha desde la cuál la Provincia no le renueva el contrato de locación a la institución. Actualmente cursan allí más de 1500 alumnos.

colegio-marcos-sastre-tigre

Desde la década del 60, el Colegio Marcos Sastre, ubicado en Liniers 1024, forma parte del acervo cultural y educativo de Tigre. Por sus aulas, pasaron grandes referentes de la política, la cultura y el deporte representantes de la comunidad tigrense. Ahora, casi 60 años después de su fundación, en 1960, la institución educativa corre peligro de cerrar sus puertas por un conflicto con la provincia de Buenos Aires, según contaron sus autoridades.

“Nació como el primer colegio secundario y más de la mitad de la comunidad de Tigre ha pasado por esta escuela. El Estado nunca le pudo proveer un edificio al colegio, entonces siempre funcionó en propiedades alquiladas como el caso del actual edificio, la casona que se compró a través de aportes de la comunidad, y que fue creciendo a través de los aportes de alumnos mediante la cooperadora y el alquiler que pagaba el Estado hasta llegar a lo que es hoy, con más de 30 aulas y salón de actos”, contó en una entrevista a InfoBAN Radio, la presidenta de la Asociación Civil Marcos Sastre, Mercedes de Pietro.

La histórica casona donde funciona, declarada de Interés Municipal por el Concejo Deliberante de Tigre allá por 2007, fue obra del arquitecto Juan Buscchiazzo. Detalles en mármol y en madera, como así también el vitreaux con el escudo de armas de Alfredo B. Dougall, el segundo propietario y fundador de Radio Excelsior, son algunos de los detalles que hacen al edificio no sólo un lugar de estudio, sino también un ejemplo de la historia viva del distrito en sí misma.

En relación al conflicto que se mantiene con el Gobierno Provincial, De Pietro explicó a Infoban: “En el año 2015 se venció el contrato de alquiler y no lo han renovado. Nos estaban pagando un alquiler a valores del 2012, lo cual hicieron hasta julio de este año, momento en el cual dijeron que dejaban de abonarlo sin brindarnos una razón coherente. Interpretamos que la provincia se quiere ir, por lo cual iniciamos el juicio de desalojo ya que entendemos que si no pagan el alquiler, no contribuyen al mantenimiento, es que se quieren ir. La provincia de Buenos Aires nos debe un montón de dinero y esta situación derivó en que nosotros hemos ido adquiriendo deudas para mantener los proyectos educativos vigentes.”

“Cancelamos el contrato, que cabe recordar no tenemos firmado con la provincia, porque cuando se venció en el 2015 nos pidieron toda clase de papeles, tasaciones, aseguraron que vendrían a negociar un alquiler. Se tomaron todo un año, todo se dilató y más tarde estuvimos con el ministro de Educación que dijo que si no nos poníamos de acuerdo podían buscar otro edificio y se trasladaba la escuela. Ante este panorama es que suponemos que están buscando otro edificio para trasladar la escuela“, agregó la Presidente de la Asociación Civil.

Sin embargo, según expresan desde la institución, “es improbable trasladar el colegio cuando faltan dos meses para el inicio del ciclo lectivo 2019, teniendo en cuenta las necesidades educativas y con las condiciones mínimas que lo asemejen al actual”, en una zona similar. “Evidentemente no sabe que se trata de un ícono del distrito con características superiores a la mayoría de las escuelas privadas”, enfatizó de Pietro en relación a la visión del Director General de Cultura y Educación de la Provincia, Gabriel Sánchez Zinny, y a la decisión de mudar el edificio. “No vemos ninguna voluntad de llegar a un arreglo”, cerró De Pietro.

Por último, según contaron desde Infoban, el expediente sobre la situación de la institución tramita en la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, sin notificarle a la Asociación Civil Marcos Sastre. Ahora, resta esperar qué pasará con el edificio, que tiene un juicio de desalojo iniciado, y donde dentro de poco más de dos meses deberían comenzar las clases más de 1500 alumnos.

PUEDE INTERESARTE:

Zamora: “El caso de la Escuela Marcos Sastre es otra muestra de desidia y de ajuste del gobierno provincial”