Posse pide prepararse para el pico de la pandemia con “alternativas creativas” para la economía

El intendente de San Isidro pidió reforzar los cuidados pero también idear alternativas para no paralizar la actividad económica.

Posse Camina

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, advirtió que el pico de la pandemia de coronavirus está por venir y se mostró partidario de buscar “alternativas creativas” en medio de la emergencia sanitaria con el objetivo de “no parar la economía”, pero hizo hincapié en “reforzar los cuidados”.

“Hay una parte de la población que no acompaña el aislamiento social, pero la mayoría lo cumple”, señaló Posee en diálogo con radio Mitre.

El jefe comunal relató que en este momento en su distrito el foco está puesto en “los asentamientos, los geriátricos y el personal de salud”, y contó que el Municipio usa estrategias como “cabinas para hacer traqueotomía” o móviles para hacer hisopados con una pared de policarbonato y un dispositivo por donde el médico pasa sus brazos “para proteger al personal de salud y al paciente”.

En el mismo sentido detalló que desde que la Provincia delegó el control de los geriátricos en los municipios, y que su gestión hace en ese sentido “un especial seguimiento” para evitar contagios en esas instituciones que albergan adultos mayores, la población que se encuentra en mayor riesgo ante la pandemia.

Consultado sobre qué pasaría si se vuelve a la Fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio y aseguró que no creía “que se pueda paralizar todo”, pero resaltó que igual lo importante sería cambiar “la actitud del conjunto”.

“Dentro de x cantidad de días, hay un punto en que el sistema hospitalario no tendrá la suficiente complejidad”, estimó Posse al advertir que en los próximos dos meses se llegará al pico de la pandemia.

En relación a la capacidad hospitalaria del Municipio, Posse aseguró que “se encuentra a un 30%”, pero consideró que “el problema es la matemática de acá en adelante” y estimó que en ocho días pueden duplicarse el número de contagios.

“El problema es que la provincia de Buenos Aires tiene un muy mal sistema de salud”, dijo y remarcó que en San Isidro se trata de centros de salud municipales “financiados con un enorme esfuerzo, que hoy también reciben a vecinos de otros distritos”.