Presentaron el Programa Centros Barriales Diocesanos

Funcionarán en San Isidro, Tigre y Vicente López. Es una iniciativa que se realiza en cooperación técnica con el BID y con el apoyo de los Municipios.

El Obispo de San Isidro, Monseñor Oscar Ojea; el Gerente del Departamento de Países del Cono Sur del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Luis Lupo Flores; los Intendentes de Tigre, Vicente López y San Isidro, Jorge Macri, Julio Zamora y Gustavo Posse respectivamente y Lara Roson en representación de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), presentaron  el Programa Centros Barriales Diocesanos de San Isidro cuyo objetivo es trabajar en pos de la recuperación de los jóvenes y adolescentes con adicción a las drogas, que viven en las áreas más carenciadas de tres de los municipios comprendidos por la Diócesis.

José Lupo Flores, en representación del BID, manifestó con optimismo que: “Para nosotros constituye un privilegio ser parte de este esfuerzo, estamos para aprender de esta experiencia y poder trasladar la a otros países de la Región. En esta oportunidad estamos dispuestos a aprender”.

El Programa Centros Barriales Diocesanos de San Isidro es una iniciativa que se realiza en cooperación técnica con el BID y con el apoyo de los Municipios de Tigre, Vicente López y San Isidro y la OEI.

Cuatro son los Centros Barriales que funcionarán: dos en San Isidro; uno en Tigre y otro en Vicente López. En cada uno de ellos un equipo integrado por sacerdotes, operadores barriales, psicólogos y otros profesionales trabajará al servicio de los hermanos de una manera respetuosa de su dignidad, brindándoles la contención necesaria a través de la presencia, la cercanía y el vínculo.

Monseñor Oscar Ojea manifestó hacia el cierre del encuentro que: “Hay muy pocas cosas que pueden unirnos de verdad a los argentinos, que pueden despertarnos a situaciones nuevas, una de ellas es el futuro de nuestros jóvenes que están cautivos, porque la compleja situación social en que se desarrollan va creando dependencia y este es un problema que toca todos los problemas humanos juntos.Si pudiéramos trabajar juntos, nuestro países sería más grande y tendría motivaciones más profundas para estar más unido”.

Frente a la pregunta de QUE PASA sobre la particularidad de la problemática de la droga en los barrios, el Obispo Ojea declaró: “cómo hay mucha más vulnerabilidad, los jóvenes no ambulan para un tratamiento. No hay una mamá que lleva a su hijo a un tratamiento, y ningún chico va solo al tratamiento. Normalmente los chicos se agrupan en las esquinas y reemplazan a la familia por la banda. Nosotros nos encontramos con muchos chicos y chicas en situación de calle. Por esto el proyecto busca, a través de los `vecinos amigables´, un grupo barrial que exprese cariño a los chicos. No estigmatizarlos, no ponerlos fuera, sino hacerlos sentir que pertenecen a nuestra familia, a través de pequeños gesto que tienen que ver con la aproximación. Estos puede generar en los jóvenes el deseo de salir, y ahí viene el complemento del espacio de escucha a través de profesionales. Ahí los chicos pueden hacer una tarea mas reflexiva acerca del sentido de su vida, tendiente a dejar la dependencia y empezar otra etapa de reinserción social”.

El intendente de Tigre, Luis Zamora, destacó antes del encuentro la importancia del trabajo conjunto entre distintos actores sociales y remarcó el trabajo que viene realizando su Municipio en el tema: “En cada uno de los Centros de Atención Familiar que tiene nuestro Municipio hay un equipo que va abordando esta problemática, desde la asistencia psiquiátrica, médica, social. Y esta acción que va a generar la Iglesia junto a los municipios va a servir para fortalecer esta política que debe ser una política de Estado”.

El presidente del Concejo Deliberante de San Isidro, Carlos Castellano, que reemplazó al Intendente Posse al momento de la firma, señaló en diálogo con QUE PASA: “Es bueno articular el sector público con una institución como la Iglesia católica, que tiene muchos de sus integrantes con una vasta experiencia en trabajos territoriales y en la cuestión de adicciones. La droga es un flagelo y en este trabajo tenemos que integrar a toda la comunidad, trabajar mucho en la prevención y con espacios de contención para los jóvenes”.

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, afirmó a la prensa que “En esta problemática hay que trabajar fuertemente en la prevención. Cuando una tiene que trabajar con un joven adicto ha llegado tarde. Cada joven adicto es la demostración de las políticas públicas, sociales, de una familia, del amor, de la contención. Estos centros van a trabajar con el joven adicto pero también en políticas preventivas para evitar que los chicos caigan” y agregó “es imprescindible trabajar con la Iglesia, con Iglesias evangélicas que tienen presencia muy fuerte en los barrios, con promotores sociales con ONGs. Cuando uno tiene que reconstruir el vínculo, es importante hacerlo con alguien que esa persona reconozca. Y la Iglesia está presente. Sería ridículo trabajar en esto sin la Iglesia”.

Por parte del Frente Renovador también estuvieron presentes el senador provincial Sebastián Galmarini, la Secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano de Tigre, Malena Massa y la concejala de San Isidro Marcela Durrieu. Galmarini celebró el trabajo de articulación entre  la Iglesia, el BID y los municipios que firmaron el acuerdo de cooperación mutua. “Es muy positivo que distintos sectores de nuestra comunidad se junten para trabajar en políticas orientadas a prevenir las adicciones. Estamos frente a una propuesta de abordaje integral de la problemática, que incluye a quienes ya están atrapados por la droga y aquellos pibes que estén en riesgo, con un fuerte trabajo comunitario en poblaciones vulnerables. Es un área donde la gestión del gobernador Scioli brilla por su ausencia”, afirmó el legislador.

Acompañando el lanzamiento estuvieron además el Obispo Monseñor Casareto, el padre Pepe Di Paola, el funcionario provincial Santiago Cafiero, secretarios y concejales de los Municipios intervinientes en el acuerdo, como otros funcionarios de organismos provinciales y nacionales.