Isleños protestaron en contra del aumento en el boleto de las lanchas colectivo

Habitantes de las islas del Tigre y San Fernando protestaron frente al puerto fluvial, en reclamo de “ser tenidos en cuenta” por la autoridades provinciales y municipales.
 Los manifestantes se concentraron frente al puerto local llevando carteles y banderas con frases contrarias al “tarifazo” y favorables a la autonomía de los isleños, que hoy dependen de los municipios de Tigre y San Fernando.

 

Los isleños criticaron centralmente al responsable del transporte fluvial del gobierno bonaerense, Javier Mazza, quien desde agosto pasado se encontraba al frente de las negociaciones para definir un incremento en el boleto de las lanchas.

Las tratativas terminaron en fracaso y la provincia resolvió unilateralmente fijar en 15 pesos el boleto mí­nimo para lugareños y en 38 pesos el costo del boleto mí­nimo para los no residentes en los municipios de Tigre y San Fernando.

Los vecinos reclaman desde hace tiempo “un efectivo y serio estudio de los balances y estructura de costos de las empresas que permita determinar un razonable valor en los pasajes, acorde con las necesidades y capacidades” de la población isleña, señaló un comunicado difundido por los organizadores de la protesta.

“La gente está cansada del abuso de las empresas de transporte fluvial, especialmente la Interisleña que hace lo que quiere, pasa por los canales a la velocidad que quiere rompiendo las costas que luego los isleños tienen que arreglar”, dijo Fernando Del Giudice, habitante de las islas desde hace 20 años.

“La provincia -afirmó- dio el aumento en forma inconsulta sin tener en cuenta que las empresas incurren en evasión fiscal y reciben un subsidio por el combustible que utilizan”.

Del Giudice planteó la necesidad de “garantizar la seguridad de la navegación porque las lanchas cargan más pasajeros de los que corresponde. Queremos que las empresas comiencen a respetar a los isleños porque estamos cansado de la discriminación que sufrimos en todo sentido”, acotó.

Otro vecino de las islas, Jorge Peimer aseguró que los habitantes “quieren tener un municipio isleño independiente. Queremos formar parte de la gente que está decidida a reclamar para que no nos traten como nos están tratando”, agregó.

“Nosotros sabemos que estas empresas tienen suficiente poder para llevar a cabo aumentos ilegales y no cumplir con todas las normas de seguridad. Es necesario que muchas instituciones hagan la vista gorda: funcionarios municipales, provinciales, entes reguladores y también la prefectura naval de las secciones pertinentes” expresó Celina Alegría, del delta de Tigre.


Por su parte Maria Eugenia Fernández Romero, una de las organizadoras de la protesta, se mostró ofuscada por las actitud de las autoridades provinciales que, según dijo, “nos han tomado el pelo durante 8 años y no han tenido en cuenta nuestros reclamos sobre el transporte fluvial”.  Dijo además que a las empresas de lanchas “les han dado en un año y medio un aumento del cien por ciento en el precio del boleto y no hay servicio que haya aumentado en esa proporción”.


Celeste Penna, que vive sobre el río Capitán, destacó que la movilización ya había logrado un resultado positivo: “A partir de la movilizacion isleña, la empresa Interisleña volvió  a cobrar la tarifa anterior al aumento, sin comunicarlo oficialmente” y aclaró que el aumento de las tarifas fue el disparador de la movilización pero que las razones de la protesta son mas profundas . 



Fuente: Que Pasa Web – Telam