Reabren el tránsito en Libertador tras la caída de un árbol de más de 100 años en San Isidro

Luego de la caída por acción del viento de una tipa, una especie de árbol de 105 años y casi 30 metros de altura, el Municipio realizó los trabajos para retirarla, y reiteró la importancia de los trabajos de raleo en estas especies para prevenir accidentes.

Foto 2 (4)

En el mediodía de este lunes, se reabrió el tránsito en Av. Del Libertador y Perú, luego que el tramo hubiera sido cortado por la caída de una tipa de 105 años de vida y casi 30 metros de altura. La especie había tenido un trabajo de raleo preventivo el año pasado; pero las ráfagas de 100 kilómetros por hora que se registraron en la madrugada del lunes, terminó sacando de raíz al árbol, que no ocasionó daños al caer.

Tras este episodio, desde la comuna señalaron “la importancia de los operativos especiales en tipas añejas para evitar accidentes” y anunciaron que esta tarde empiezan trabajos preventivos en las tipas y otras especies de Eduardo Costa a lo largo de 30 cuadras, de Roque Sáenz Peña a Paraná, en Acassuso y Martínez.

Para el operativo especial el Municipio desplegará seis grúas de diferente altura, dos equipos chipeadores que trituran ramas y personal de Espacio Público. Los trabajos se realizarán, de 8:00 a 16:00, durante 15 días hábiles. Con restricciones al tránsito se avanzará de dos a tres cuadras por día.

Según el informe técnico, elaborado por ingenieros agrónomos, en Eduardo Costa existen los siguientes riesgos a mitigar: rajaduras; afecciones fitosanitarias y/o quiebre de troncos a nivel del suelo; también este mismo riesgo, pero en la porción del tronco (desde el suelo hasta la primera ramificación). Además -dice el informe- desprendimiento de ramas de gran porte; quebradura de ramas quedando retenidas por otras ramas de la copa del propio árbol, de otros árboles linderos o por cableados de servicios. También, descalzado de las raíces del árbol en su conjunto (o parcialmente) por efecto del viento que ejerce su acción sobre la copa.

“El plan consiste en raleo de ramas que invaden Eduardo Costa; raleo de ramas en altura para bajar la incidencia de la copa del árbol a la acción del viento y despejar las ramas que se inclinan hacia las propiedades frentistas. De este modo, lograremos prolongar la belleza urbana de esta importante arteria urbanística, además de brindar seguridad”, precisó Leandro Martín, subsecretario de Espacio Público.