Las mascotas y la pirotecnia: siete recomendaciones para tener en cuenta este fin de año

Durante los festejos de fin de año, los perros y gatos sufren al escuchar los estruendos de los fuegos artificiales. Algunos consejos para prevenir situaciones de estrés excesivo.

Perro Fiestas Pirotecnia

Los perros y gatos tienen una capacidad auditiva mayor que la de los seres humanos. Debido a ello, muchos sufren durante los festejos de fin de año e incluso, ante la desesperación, se pierden como consecuencia de los estruendos de los fuegos artificiales que se tiran.

Los ruidos estrepitosos de la pirotecnia puede generar en las mascotas mucho estrés, babeo y hasta corren el riesgo de lastimarse a sí mismos al tratar de escapar o esconderse. Algunos perros pueden ponerse agresivos. ¿Cómo hacer para que las mascotas no sufran un elevado nivel de estrés?

Distintos especialistas en la materia brindaron siete recomendaciones al alcance de todos para poder disminuir el riesgo de sufrimiento en perros y gatos:

  • Tratar de que los animales hagan mucho ejercicio durante el día para que a la noche puedan dormir mejor. La mayoría de los veterinarios recomiendan no sedar a los animales con medicamentos, porque no evita que sufran.
  • Lo ideal es mantenerlos en una habitación con espacio y nunca afuera. De esta forma es más fácil estar pendiente de ellos y darles un ambiente más seguro. El miedo hace que las mascotas busquen salir corriendo y, para que no escapen, hay que cerrar bien las ventanas y puertas.
  • Ante la posibilidad de que escape, es imprescindible que el animal esté identificado con una chapita con su nombre y un teléfono.
  • Nunca hay que dejar al animal atado con cadenas o correas que pudieran ahorcarlo. Una buena idea es poner música en la habitación para evitar el contraste del silencio con las explosiones.
  • Durante los ruidos, evita sobrecargar al perro o gato con mimos, abrazos y caricias. Hay que darles espacio, dejar que busquen el lugar donde se encuentren más cómodo y “protegido”.
  • Dejarle alimento y agua fresca suficiente. Si no quiere comer, no obligarlo. El animal sabrá cuándo prefiere alimentarse.
  • No obligar a una mascota a participar del festejo, sobre todo si hay más gente que la habitual en la casa.