Relanzamiento de Massa: “no soy la izquierda ni la derecha que quieren fracturar el país”

El precandidato presidencial del Frente Renovador, Sergio Massa, encabezó el encuentro provincial de su partido, con el que buscaba zanjar las grietas entre los referentes bonaerenses.
Fuente: Télam
Con clima de relanzamiento y la clara intención de dejar atrás semanas conflictivas, Massa quiso cerrar filas al interior del partido, congregando en el Club Alemán a los 1.154 cargos electos que tiene el FR en la Provincia.

Sin hacer mención a la carrera por la gobernación, algo que quedó delegado en una mesa provincial que filtrará a dos o tres de los cinco postulantes, Massa profundizó en su discurso la diferencia con su rival, Mauricio Macri (Pro).

“Yo no soy el heredero del poder ni el heredero de una fortuna que paga campañas. Soy el hijo de la clase media”, afirmó, y cuestionó a “los empresarios que pretenden tomar el poder por asalto”.

Previamente, en un breve discurso elevado al inaugurar las mesas de expositores, Massa también la emprendió contra sus contendientes. “En estos meses peleamos contra el látigo del Gobierno y la chequera, la chequera amarilla”, remarcó.

El diputado reiteró al concluir el acto que va a “ser el presidente de la seguridad” y que no le tiene “miedo a pedir perpetua para los violadores y narcotraficantes, ni pedir firmeza a la Justicia”.

“Voy a ser el presidente que termine con el club de los jueces ‘sacapresos’ que encabezan (Eugenio) Zaffaroni y (Roberto) Carlés”, enfatizó, y anunció que en caso de ganar va a “eliminar el impuesto a las ganancias, porque el salario no es ganancia”, en medio de un microestadio cubierto del Club Alemán abarrotado.

En un mensaje a sus detractores, que preanunciaban un quiebre del FR, dijo que “contra todos los pronósticos”, son “un gran equipo”, escoltado al fondo del escenario por Francisco De Narváez, Jesús Cariglino, Felipe Solá, Darío Giustozzi y Mónica López, además de todos sus legisladores nacionales y provinciales.

En esa misma sintonía, el diputado bonaerense Juan Amondarain le dijo a Télam que están “acomodando las cosas. Cuando se pelean la UCR o el Pro, son la democracia, y cuando somos nosotros es que tenemos una crisis…”.

La cumbre de esta tarde en San Martín había nacido para dirimir las candidaturas a gobernador, según anticipó Massa a Télam el sábado pasado, pero luego dio marcha atrás y quedó como un encuentro provincial para dar una señal de unidad.

El anfitrión de la jornada, el intendente Gabriel Katopodis, le pronosticó a Télam que “se va a dar un proceso de síntesis” de las precandidaturas, pero destacó la presencia de los cinco postulantes, además de considerar que “entre el oficialismo que dice que está todo bien y un sector liderado por Macri-Carrió que dice que está todo mal, está la gente”.

Por su parte, el intendente Jesús Cariglino dialogó con los medios y ratificó su pertenencia “a este espacio en el que se puede pensar distinto”, e insistió en mantener su postulación a gobernador.

Sin embargo, ante una pregunta de Télam sobre las versiones de su pase al Pro y si lo descartaba, respondió que no descartaba “nada”. “Trabajo aquí y cuando esté incómodo lo haré saber”, dijo el referente.
Más conciliadores, Felipe Solá y Mónica López respaldaron la postura de Massa de delegar la decisión a una mesa provincial de 15 representantes y sostuvieron ambos su precandidatura, aunque López fue más allá y afirmó a Télam que la semana próxima va a “anunciar el compañero de fórmula”.

Anoche Massa se reunió en San Fernando con todos sus precandidatos y los intendentes bonaerenses, luego de un acto realizado por el jefe comunal Luis Andreotti, quien organizó después una cena en La Marina.

Allí, según fuentes presentes en el encuentro, Massa les reclamó a todos que “a partir de ahora las discusiones son para adentro, y las propuestas para afuera”, y les remarcó que “de aquí en más” largaban “de verdad”.

También se decidió que habrá “mesas seccionales”, vale decir que además de la mesa provincial que dirimirá las fórmulas para suceder a Daniel Scioli, habrá comisiones por cada una de las 8 secciones electorales de la Provincia que analizarán la composición de las listas de legisladores y además ayudarán a organizar la campaña.

El próximo acto multitudinario que Massa espera congregar será el feriado del “1 de mayo, en un estadio de los grandes”, en otro gesto encaminado a retomar impulso, especialmente después de un abril en el que habrá cinco elecciones provinciales que le auguran buenos resultados a sus rivales.