Reunión en Olivos entre Macri y la Cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina

El presidente recibió a los miembros de la Iglesia, que le entregaron un documento sobre el Bicentenario que será presentado el próximo jueves públicamente. Coincidieron en trabajar en conjunto por la "educación y unidad de los argentinos".

“Fue una reunión muy cordial, en la que se entabló un muy lindo diálogo, en el que no hubo reclamos ni se expresaron preocupaciones de ningún tipo”, dijeron a Télam fuentes oficiales tras el encuentro que duró aproximadamente unos 45 minutos en la residencia presidencial de Olivos, en el que se coincidió en la necesidad de que el Gobierno y la Iglesia trabajen juntos en la “unidad de los argentinos y la educación”.

De la reunión participaron el presidente de la CEA y arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo; el vicepresidente primero y arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; y el secretario general del organismo y obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa. Acompañando a Macri se encontraban el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Culto, Santiago de Estrada; y el subsecretario Alfredo Albriani.

Durante la reunión de esta tarde, los obispos le entregaron a Macri una copia del documento “El Bicentenario. Tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos”, que será presentado mañana en el marco de una conferencia de prensa en la sede de la CEA en el barrio porteño de Retiro.

La intención de los obispos fue adelantarle el texto del documento al gobierno por “cortesía” y para evitar interpretaciones erróneas o mediaciones equivocadas a través de los títulos periodísticos una vez que el texto se presente públicamente mañana, señalaron fuentes episcopales y oficiales.

Es que el Episcopado busca que el texto no sea leído como una crítica al Ejecutivo sino como un aporte para “estimular el diálogo a partir de un hecho histórico que nos interpela a pensar que país queremos ser”.

Si bien los obispos debatieron sobre la oportunidad de difundirlo para que no quedara ‘atado’ a la coyuntura política, el mensaje no dejará de ser leído en un contexto de conflictividad social, despidos y “creciente inflación”, tal como señaló días atrás monseñor Arancedo, lo que se suma a las cifras de la Universidad Católica Argentina (UCA) que advirtieron sobre el aumento de la pobreza en los primeros meses del año.