Ojea expresó al presidente la “preocupación y desazón” de la Iglesia por el protocolo sobre el aborto no punible

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) se reunió con Alberto Fernández y manifestó por la reciente instrumentación del Protocolo sobre el aborto no punible, que hizo el Ministerio de Salud de la Nación, y expresó que espera su revocación.

Reunion Iglesia Alberto

En un mensaje navideño emitido luego de una reunión con el presidente Alberto Fernández, el titular de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, cuestionó la instrumentación del protocolo sobre el aborto no punible.

Bajo el título “Un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado”, el comunicado fue difundido tras la 183ª reunión de la Comisión Permanente de la CEA y la visita que la Comisión Ejecutiva, encabezada por Ojea, hizo esta mañana al presidente Alberto Fernández.

En el mensaje, el episcopado valoró que el primer mandatario haya puesto de relieve la ‘Encíclica Laudato si’, del Papa Francisco, en su discurso ante la Asamblea Legislativa, y dijeron sentirse “sorprendidos por la presentación del Protocolo sobre el aborto, como uno de los primeros actos del nuevo gobierno”.

“Nos duele y preocupa este modo de obrar que evita el razonable debate democrático sobre la tutela de la vida, el primer derecho humano”, subrayó, y recordó que hay “una jerarquía normativa que se ha visto vulnerada por la imposición de este protocolo por parte de un funcionario, contrariando con un reglamento la Constitución Nacional, los Tratados Internacionales y el Código Civil y Comercial de la Nación, entre otras leyes nacionales que tutelan la vida desde la concepción”.

La CEA sostuvo que lo que no legisló el Parlamento Nacional al término de un debate democrático, que contó con la discusión pública por parte de todos los sectores, instituciones y credos, lo acaba de definir un “improcedente protocolo” del ministro de Salud.

“No somos ‘anti-derechos’ los argentinos que estamos a favor de la dignidad y el valor sagrado de toda vida. En comunión con tantos creyentes y ciudadanos de buena voluntad esperamos la revocación del protocolo”, concluyó el comunicado.