Teresa García dijo que “preocupa y mucho la situación” del virus en la zona norte

Así lo manifestó la ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires en diálogo con el programa de QUE PASA y señaló que "hubo más circulación en estos últimos 15 días y la gente se relajó un poco con la cuarentena".

Teresa García, ministra de Gobierno de la Provincia, analizó la situación de la pandemia del coronavirus en el territorio bonaerense, y particularmente en la zona norte del conurbano y manifestó que le “preocupa y mucho la situación” considerando que hubo un relajamiento de la cuarentena. Además, habló de la economía y la situación fiscal de los municipios.

“Veo que hay gente que corre, que sale a hacer actividad física, y hay localidades que tienen sobreabundancia de vecinos caminando los sábados a la mañana, y sobre esto hay que hacer un control, porque todavía no llegamos al peor momento. Hay que volver decir que es necesario que el vecino no viole la cuarentena, que no la flexibilice, que no la relaje, porque la viralización social de coronavirus trae consecuencias bastante graves”, expresó la ministra en diálogo con el programa de QUE PASA por FM Fénix.

Luego de cruzar a la senadora provincial de Juntos por el Cambio por sus dichos y calificarlos como “salidos de un neuropsiquiátrico”, la sanisidrense dijo que la liberación de presos “es determinación de la justicia”, y sobre la preocupación de los vecinos de la zona norte ante la medida, enfatizó: “No puedo decirle al vecino que se preocupe o no por eso, pero imagino que la comunidad sabe y es consciente que es una determinación judicial. Hay otras cosas que deberían preocuparnos en serio. Yo miro los índices y el movimiento que tiene el virus desde hace 40 días, y sí me preocupa que haya un recrudecimiento en los casos en la zona.”

“la gente se relajó un poco con la cuarentena”

En ese sentido, en relación a la situación sanitaria en la región, donde los casos se duplicaron en las últimas dos semanas, manifestó que “hubo algunos hechos que son alarmantes, como los de algunas clínicas en distritos como Vicente López o Escobar, que generan focos de contagio”. También, indicó que “hubo más circulación en estos últimos 15 días, la gente se relajó un poco con la cuarentena, a la vez que hay contagiado personal de salud en el corredor norte” y añadió que “preocupa y mucho esta situación en esta zona”.

“Vamos siguiendo la situación todos los días, porque la preocupación tanto del presidente como del gobernador es precisamente el área del conurbano”, analizó y sostuvo que “estas son algunas de las cosas que motivaron que los intendentes hayan determinado que no querían apertura para las salidas recreativas, porque corre riesgo todo el esfuerzo que se hizo en este tiempo y no se puede tirarlo por la borda”.

Puntualizando sobre lo que ocurre con los profesionales de la salud, que en la región alcanzan un 20% del total de contagiados, dijo: “Estamos hablando de los sistemas de salud tanto público como privado, y afecta a ambos casos. La Provincia envió algunos elementos. No muchos al principio de la cuarentena porque quedó devastada y con la salud pública muy deteriorada. Se empezaron a comprar insumos para mandar rápidamente a los 82 hospitales públicos provinciales. Con el cargamento de anteojos, barbijos y camisolines que se compró a China, también se empezará a distribuir a los hospitales municipales”.

Además, García también se refirió a la situación fiscal de los municipios: “La única preocupación del gobernador es que no haya despidos, ni merma en los sueldos, ni ninguna afectación a los trabajadores municipales, porque si fuera así la que se va a ver afectada es la gente, ya que no va a haber prestación de servicios. Por eso desde la Provincia se busca que todos los intendentes puedan pagar salarios y apenas comenzó la cuarentena hubo un aporte de $300 millones repartidos por el CUD (Coeficiente Único de Distribución), luego otro de $1.000 millones. En los próximos días, anunció, habrá “un desembolso de $3.000 millones, que serán reembolsables con tres meses de plazo de gracia para devolver, y otro de entre $3.000 y $4.000 millones para la primer semana de junio”.

Por último, García habló la situación económica, manifestó que “el freno de la actividad comercial que produce el círculo virtuoso diario tuvo un fuerte impacto en la economía municipal, provincial y nacional” y, en ese sentido, destacó que el gobierno nacional reforzara la AUH, propusiera el IFE, la tarjeta Alimentar entre otros programas, pero señaló que “no alcanza, porque el país está absolutamente paralizado”.

“Ahora los gobernadores, en consulta con los intendentes, deberán determinar qué nuevas actividades económicas pueden o no abrirse, porque son los jefes comunales los que deben hacerse cargo de los protocolos sanitarios y del control de esas actividades. San Isidro estuvo entre los primeros 28 municipios, al que se le habilitaron las 9 actividades permitidas”, explicó, y culminó: “No se pueden abrir indiscriminadamente todas las actividades, porque algunas requieren el transporte público para desarrollarse, y es el principal foco de contagio. Hay que evaluar cuál es el costo-beneficio, por eso me pareció inteligente la medida del delivery, sumado a que hay que entender que es muy difícil que el comercio se reactive con la poca gente que circula”