Tigre declara el Día de la Prevención de la Violencia en el Noviazgo a meses de la salida de Tablado

Para Edgardo Aló, padre de Carolina, es todo un símbolo que se haya declarado esta ordenanza en el partido donde ocurrieron los hechos y donde actualmente también vive el liberado Tablado (44), en la misma casa donde cometió el crimen.

Edgardo Alo Perimetral

El Concejo Deliberante de Tigre sancionó, a cinco meses de que Fabián Tablado recuperara la libertad tras pasar 24 preso por el crimen de su novia Carolina Aló, una ordenanza en la que declara el 27 de mayo como el “Día de la Prevención de la Violencia en el Noviazgo”, informó el padre de la víctima.

Para Edgardo Aló, padre de Carolina, es todo un símbolo que se haya declarado esta ordenanza en el partido donde ocurrieron los hechos y donde actualmente también vive el liberado Tablado (44), en la misma casa donde cometió el crimen.

“Se trata de una iniciativa de la Fundación Carolina Aló que presido, para que todos los 27 de mayo, fecha en la que mi hija fue asesinada, se recuerde este femicidio atroz y se prevenga con acciones de concientización concreta en escuelas y otros ámbitos”, contó a Télam Edgardo Aló.

Aló recordó que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Legislatura porteña ya en 2013 había sancionado la Ley 4.547 que declara ese día como el de la “prevención de la violencia en el noviazgo”.

“También hay un proyecto de ley para declarar lo del 27 de mayo en todo el ámbito de la provincia de Buenos Aires”, agregó Aló.

El crimen de Carolina Aló (17), uno de los casos más resonantes de la historia criminal argentina, ocurrió el 27 de mayo de 1996 en la casa de la familia Tablado, en la calle Albarellos 348 de Tigre.

Luego de tener relaciones sexuales y discutir por celos, Tablado, por entonces de 20 años, persiguió a su novia por varios ambientes de la casa y la mató de 113 puñaladas.

En 1998, fue condenado a 24 años de prisión por “homicidio simple” pero en 2013 sumó una segunda sentencia por amenazar a su ex mujer y su ex suegra y se le dictó una pena única de 26 años y seis meses que debía agotarse a fines de 2022.

Por el beneficio de la derogada Ley del “2×1” y los cursos que hizo en prisión como “estímulo educativo”, el cómputo de la condena se le redujo y la pena se le dio por concluida el 28 de febrero, cuando abandonó la Unidad 21 de Campana.

Al salir de la cárcel, Tablado habló con la prensa y allí le pidió perdón a la familia Aló y a “todas las mujeres”, dijo que aún no encuentra explicación por lo que hizo y que no pasa un sólo día sin sentir “remordimiento y culpa”.

Tablado se fue a vivir con sus padres a la misma casa de la calle Albarellos donde hace 24 años asesinó a su novia de 113 puñaladas.

En tanto, a modo preventivo, la Justicia de Familia de Tigre ordenó colocarle a Tablado una tobillera electrónica para monitorear que no se acerque a menos de 300 metros de su ex mujer, la docente Roxana Villarejo -con quien se casó en la cárcel en 2007, luego se separó y amenazó de muerte-, ni a sus hijas mellizas de 11 años.

Luego, a pedido de Edgardo Aló, también se le impuso la perimetral para que no pueda acercarse a menos de 500 metros del padre de Carolina y además se ordenó que el ex convicto realice en la Secretaría de Género de Tigre un curso para “hombres que ejercen conductas violentas en la pareja”.

Fuentes judiciales, policiales y penitenciarias indicaron a Télam que en estos cinco meses en los que Tablado está libre, no produjo ningún incidente y que la única vez que se activaron las alarmas de la tobillera fue un día en que su ex mujer se acercó a menos de 200 metros de su domicilio, pero porque había ido a un consultorio odontológico cercano.