Tigre: Villa Carmen se convirtió en un centro cultural

Se trata de la centenaria casona ubicada frente a la Estación Fluvial. En sus renovados salones habrá muestras y en los exteriores organizarán festivales de música, cine y teatro. Así buscan que se sume a la oferta turística local.

 

Los vecinos de Tigre cuentan con un nuevo espacio para encontrarse gratis con las artes visuales y aquellos que además son artistas, para exponer sus obras y difundirlas: quedó inaugurado el centro cultural municipal en la emblemática casona Villa Carmen, que tiene más de 100 años de historia y está ubicada sobre Mitre, entre Italia y Vivanco, frente a la Estación Fluvial.

En la planta baja hay dos salones y una galería con capacidad suficiente como para que además de cuadros y fotos, puedan exponerse esculturas y montarse instalaciones. En su exterior, en tanto, tiene un patio que da al Paseo Mitre: ahí se realizarán exposiciones, darán películas y habrán otras actividades culturales. Ahora y durante un mes, aproximadamente, se podrá visitar la muestra concientizadora con material reciclado de la artista plástica Carmen Dalone.

La Comuna contaba con diferentes lugares propios para organizar eventos de arte: el Museo de la Reconquista y el Museo Sarmiento; espacios de algunas delegaciones municipales, como la de Ricardo Rojas y Don Torcuato; y una sala en la Agencia de Cultura. Desde ayer, además, sumó a la “Casa de las Culturas”, como fue bautizado el nuevo lugar de exposiciones.

“Necesitábamos un espacio donde se pudiera desarrollar el arte contemporáneo sin problemas y, a la vez, seguir aplicando nuestra política de que los artistas locales tengan cada vez más espacios donde exponer sus trabajos”, destacó Daniel Fariña, director general de la Agencia de Cultura.

La parte de adelante de esta vieja casona, construida en 1910 por los arquitectos italianos Alfredo y Alberto Olivari –realizaron más de 10 obras catalogadas en la Argentina–, fue donada al Municipio hace dos años por una empresa constructora, luego de que por una ordenanza se le exigiera a ésta la restauración y cesión de la casa. A cambio, la firma podía seguir ejecutando viviendas y no las dos torres que tenía proyectadas.

Tras la remodelación de 1.200 metros cuadrados cubiertos del edificio, preservando su estilo italiano, se puso en funcionamiento la planta baja. “Se conservó todo: las molduras, las aberturas, las escaleras con barandas torneadas, los techos altos y los pisos de roble de Eslavonia”, detalló Milagros Noblía Galán, directora coordinadora de Artes Visuales comunal.

Esta planta tiene dos salones y una galería interna. “Los salones funcionan exclusivamente como galería de arte, lo que nos permite exponer fotografía, arte digital, video-arte e instalaciones, además de pinturas, esculturas, grabados y dibujos”, especificó. Y agregó que también sirven para que se hagan charlas de arte contemporáneo. Mientras que afuera hay otra galería y un patio para organizar festivales al aire libre de música, cine y teatro, o dictar, por ejemplo, talleres de pintura para chicos. Además, en uno de los laterales hay un paredón, que permite proyectar video-arte. Con estas disposiciones buscan que este centro cultural se convierta en un nuevo atractivo para los turistas. Por esta diversidad de actividades, la vieja casona estará abierta todos los días.

Durante un mes, los vecinos y visitantes podrán conocer la excéntrica obra de Dalone: es una especie de nido en blanco y negro formado con sachets de leche, que se derrama en el piso de uno de los salones e invade una parte de la galería externa. El resto de los meses del año expondrán otros artistas que son vecinos del Partido, de otros municipios y del interior de la Provincia. Además, está previsto que también se sumen del resto del país.

 

Fuente: Clarín