Tráfico de animales: allanamientos en Tigre y San Martín permitieron el rescate de serpientes y tarántulas

También hubo procedimientos en Hurlingham, Ituzaingó, La Matanza y Lanús. Se detuvo a cuatro personas.

Un total de once allanamientos realizados en diferentes puntos del conurbano bonaerense, entre ellos los partidos de Tigre, San Martín, Hurlingham e Ituzaingó, permitieron la detención de cuatro personas acusadas del delito de Tráfico Internacional e Ilegal de Fauna Silvestre. Se trata de una banda que mantenía en cautiverio a miles de arácnidos, anfibios y reptiles para su producción y comercialización.

La investigación fue llevada adelante por el Departamento Delitos Ambientales, de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal Argentina (PFA), y logró detectar a través de sitios de Internet una gran cantidad de personas dedicadas al tráfico ilícito de fauna silvestre.

El hecho fue comunicado a la Fiscalía Federal N°1 de Morón, a cargo del Dr. Sebastián Basso, Secretaría de la Dra. María Florencia Benigno, quien ordenó continuar con las tareas investigativas, no solo relevando perfiles de redes sociales, sino también mediante trabajos de campo. Así, se determinó la participación de las personas detenidas que conformaban la red ilícita de comercio de especies.

Los detectives certificaron la existencia de una red de tráfico de ejemplares del reino animal, tanto originarios de la Argentina como de diferentes partes del mundo. En ese sentido, relacionaron dicha red con un operativo concretado en septiembre pasado en el barrio porteño de Villa Urquiza, donde se detuvo a un hombre que transportaba serpientes.

Ahora, tras una serie de allanamientos desarrollados en los municipios de Tigre, San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, La Matanza y Lanús, se consiguió la detención de otros cuatro sujetos, al tiempo que se desbarató un criadero ilegal de 1.600 especies animales, como serpientes venenosas y constrictoras, tarántulas, escorpiones y otros insectos exóticos con valores millonarios en el mercado negro.

Fuentes policiales indicaron que durante los procedimientos se detectó la existencia de un sector único destinado a la crianza de roedores e insectos, que eran utilizados como alimento para las especies que se traficaban.

Los animales fueron trasladados hasta centros de rehabilitación, en donde se les realizarán los chequeos de rigor, y se evaluará luego la posibilidad de reinserción a sus hábitats naturales y repatriación a sus países de origen.